"La sequía, la gripe A y el Gobierno no dan tregua a los productores"

Julio Echenique manifestó que esperaban rendimientos de más de 30 quintales por hectárea en soja, pero apenas cosechan menos de 20, los precios caen y se profundiza la crisis de la ganadería de cría.

Afectados sobremanera por la crisis internacional que provocó un derrumbe de los precios de los granos, los productores agropecuarios, sobre todo en nuestra región, estaban llegando al final de la campaña 2008/09 con buenas perspectivas de rendimiento y, desde fines de marzo, habían comenzado a notar una recuperación en los valores de la soja.

Todo cambió, sin embargo, cuando a la sequía y las altas temperaturas se sumó la aparición de la mal llamada gripe porcina —hoy gripe A— que frenó el comercio mundial de carne de cerdo e incidió para que los mercados de commodities nuevamente operaran a la baja.

Desde el punto de vista agrícola, el presidente de la Sociedad Rural de Río Cuarto, Julio Echenique, advirtió que "las expectativas en la zona no han sido muy halagüeñas. Aunque había llovido permanentemente en la zona de Río Cuarto hasta el mes de febrero, los días de calor fueron tan intensos que los rindes no fueron satisfactorios, en general".

Desde el INTA se había anticipado que los primeros lotes de soja iban a estar arriba de 30 quintales por hectárea (3.000 kilos), pero con el correr de los días, según las zonas y los potreros, hubo rindes de apenas 20, 15 y hasta 12 quintales por hectárea.

"El mes de marzo fue el más duro, porque hizo muchísimo calor y con escasas lluvias, apenas cayeron de 30 a 50 mm en esta zona, cuando históricamente es un mes fresco y suelen llover de 150 a 180 mm. Eso originó una fuerte merma de rendimiento en todo lo que era cosecha tardía, porque por la falta de lluvias recién se pudo terminar de sembrar en diciembre. Eran plantas que recién estaban llenando las vainas y no se pudo completar por la falta de agua y las altas temperaturas".

Incertidumbre

Esta situación se suma a la incertidumbre que agobia a los productores por la falta de una política agropecuaria de crecimiento, con reglas claras y sustentable en el tiempo.

"Máxime con las actitudes del ex presidente Néstor Kirchner —del que aún no se sabe si será candidato a algo o no—, que ataca permanentemente al campo en el marco de su estrategia de confrontación, donde los productores hemos sido transformados en su mayor enemigo", afirmó Echenique, para agregar que por esta situación, en los productores reina una gran desconfianza hacia el Gobierno y recién después del 28 de junio —dependiendo del resultado de las elecciones— podrían volver a hacer algunas inversiones.

Para el ruralista, esto estaría deprimiendo la economía regional, ya que se encuentran estancadas las ventas de maquinaria agrícola, camionetas y otros insumos y servicios para el campo, además del inicio de obras de construcción.

De hecho, se prevé que la siembra de trigo será este año 18,6 % menor a la de la campaña que concluye y la más baja de la historia en Argentina.

También la ganadería

Echenique, quien la semana pasada participó de un encuentro del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (IPCVA) en Villa Marcedes, se refirió también a la crítica situación de la ganadería.

"El ingeniero Fernando Canosa, del movimiento CREA, graficó el corrimiento de la actividad ganadera ante la expansión de la agricultura. Esto modifica la forma de operar y de trabajo, porque se concentran los lotes y se complementa la alimentación con el agregado de granos. De esta manera se terminan más rápido y en el menor número de hectáreas", manifestó.

Canosa hizo mención también a la profundización de la liquidación de vientres ante la falta de rentabilidad de la ganadería de cría, e hizo una descripción de las áreas de la provincia vecina más aptas para estas actividades, aunque se advirtió que en épocas de sequía la situación se torna muy difícil porque el pastizal natural no es suficiente para alimentar a la hacienda.

En este sentido, los técnicos del INTA presentes en la reunión explicaron que en San Luis hubo en los últimos años un aumento del stock de hacienda, ya que entraron más animales de los salen para faena o para invernar en otras provincias. "Esto se debe —afirmó Echenique— a que muchos productores, entre ellos gente de nuestra región, ha incrementado su actividad en la provincia vecina, en la que tradicionalmente ya tenían algún campo de cría".

Con respecto a la gripe A, desde la Rural se reiteró —y fue publicado en TRANQUERA ABIERTA— la información brindada por el Senasa, Agricultura de la provincia y la Asociación Argentina de Criadores de Cerdos, en el sentido de que esta enfermedad sólo se contagia por contacto con una persona enferma y no por el consumo de carne de cerdo.

Comentá la nota