Por la sequía, el Gobierno aliviará el peso de las retenciones al agro

En medio de la situación crítica, las provincias reclaman cambios en retenciones. La Nación avanza en otorgarlos. Los ruralistas bajaron el tono y pidieron una urgente ayuda
El Gobierno analiza introducir cambios, que podrían incluir a la soja, en las retenciones a las exportaciones que paga el sector agropecuario. Las alternativas que se estudian en el máximo nivel oficial van desde el diferimiento del pago –en el marco de la emergencia agropecuaria–, hasta un esquema similar al del Maíz o Trigo Plus (que disminuye la alícuota si se supera cierto nivel de producción, pasando por compensaciones como las que paga la Oncca para lácteos, carne o trigo.

La información fue confirmada a El Cronista por dos fuentes del Gobierno nacional y varias provinciales. Las medidas, dicen, serán anunciadas cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner vuelva de la gira por Cuba y Venezuela. No habrá una baja directa de las retenciones, y todo el plan se frenará si hay presiones de la mesa de enlace.

El “operativo clamor” para conceder un alivio a los productores del peso de las retenciones comenzó la semana pasada, cuando reclamaron ayuda para el agro los gobernadores Daniel Scioli (Buenos Aires), Sergio Urribarri (Entre Ríos) y Jorge Capitanich (Chaco). “Se está estudiando cómo cambiar las retenciones sin bajarlas, y salteando a la mesa de enlace. Si Daniel (Scioli) salió a pedirlo, aunque sea en su lenguaje, es porque lo tiene cerrado con Néstor (Kirchner)”, confió un funcionario provincial.

El escenario fue preparado ayer por Scioli y el ministro del Interior, Florencio Randazzo. “Queremos lograr la forma más ágil posible para que lleguen recursos a los productores”, señaló el bonaerense. Y Randazzo expresó: “El gobierno nacional no va a dejar solo al campo frente a la sequía. Si al campo le va mal, a la Argentina le va mal”. Ambos enfatizaron que no se puede generalizar la situación de emergencia o desastre agropecuario, pero sí en distritos o provincias enteras que así lo ameriten.

Mientras, a la espera de novedades, la mesa de enlace reapareció hoy en escena con tono mesurado. “La situación se agravó, son necesarias medidas urgentes”, dijo Eduardo Buzzi, presidente de Federación Agraria. También pidió “sensatez” y habló de “la importancia de no confrontar”.

En el análisis de las medidas específicas, el Gobierno busca cumplir con dos objetivos: resignar poca recaudación (si es nada, mejor) y que la ayuda llegue realmente al productor. En despachos oficiales se maneja un dato clave: hay más de 24 toneladas de soja acopiadas (la mayoría en silobolsas). “Algunos tienen guardada hasta una cosecha o una y media”, comentó un funcionario.

Además, como en la Casa Rosada todavía descreen que la sequía se haya generalizado a todas las actividades y sea tan extensa como dicen los ruralistas, Randazzo acumula datos específicos con cada gobernador e intendente. Con todas esas precauciones, las modificaciones que se barajan para las retenciones son:

n Diferir pagos: la Ley de Emergencia Agropecuaria nacional –22.913– lo permite para impuestos “que graven el patrimonio, los capitales, o las ganancias de las explotaciones afectadas”. Según una definición restringida, de los tributos nacionales sólo abarca a Ganancias y Ganancia Mínima Presunta; pero podrían incluirse los Derechos de Exportación. En caso de desastre agropecuario (peor que emergencia), la ley fija directamente la exención impositiva, algo que Randazzo mencionó ayer.

n Soja Plus: se devolvería un porcentaje por cada tonelada adicional producida. La base de cálculo no sería tan optimista como la que se hizo para los programas de Maíz y Trigo, porque la sequía derivará una cosecha más restringida. Es una baja de retenciones efectiva, que también se aplica en gas y petróleo.

n Pago de compensaciones: de las tres opciones, la que, afirman en el Gobierno, más garantiza una llegada directa del dinero a cada productor. En la soja, al igual que en otros bienes agropecuarios, se pasaría por el filtro de la Oncca.

Comentá la nota