La sequía frenó la cosecha de yerba en la zona sur

El horizonte para este 2009 se presenta oscuro, aunque con esperanzas. Es que la sequía que se arrastra desde los últimos meses del año pasado y la aparición de plagas suman a las negativas de la crisis internacional que provoca despidos en todo el mundo.
Sin embargo, entre los productores, existen quienes aseguran que las cosas van a comenzar a mejorar. En ese contexto el enriquecimiento del suelo y los reservorios de agua cobran importancia.

La falta de lluvia llevó a que los brotes de la yerba salieran sin fuerza en los campos del sur provincial. Hecho que mermó, de manera notoria, el índice de productividad que tenían los campos.

Además apareció el gusano que provoca el “enrulamiento” de las hojas y lleva a las pérdidas de tantas cosechas del cultivo en la provincia. Si bien los técnicos están trabajando para eliminarlo, con muy buenos resultados en muchos de los campos, causó estragos en muchos puntos de la provincia.

Frente a ello, en las recorridas por las zonas productivas los productores no dejan de expresar que, si bien estos problemas les causan dolores de cabeza, las esperanzas de que este va a ser un buen año es una constante. “Creemos que todo va a ir mejorando, o por lo menos nos vamos a ir adaptando para que eso suceda”, contaron.

En ese contexto las premisas que viene desarrollando el ingeniero Domingo Sosa, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Cerro Azul, toman relevancias. Su propuesta tiene que ver con tener en cuenta el suelo y los reservorios de agua a la hora de hacer inversiones.

“Tenemos planes para las diferentes etapas de la cadena productiva, pero hasta ahora no vi ninguno que apunte al enriquecimiento del suelo”, contó en una charla en la que participó nordestealdia.com.

Aunque claro, para el profesional también hay opciones para llevar a cabo esa premisa y que no tienen que ver con seguir agregando dinero: “Se pueden optar por plantar malezas de invierno para que, cuando en verano se va a sembrar yerba, los restos de lo anterior vayan fortaleciendo nuestro suelo”.

Insistió también en que no hay que remover el suelo: “Eso hace que se pierdan los nutrientes, al contrario, tenemos que agregar más capas de materia orgánica para que sumen nutrientes”. Aunque hizo la salvedad de realizar remociones inteligentes cuando hay mucha compactación.

Si bien los avances tecnológicos son importantes en la chacra, el ingeniero mencionó que hay que ser inteligentes y buscar soluciones a todo porque se puede conseguir muchas buenas cosechas con lo que se tiene ahora.

Comentá la nota