Por la sequía, esperan que caiga la faena y suban los precios de la carne

Admiten que ya se advierte una caída en la llegada de animales a los frigoríficos y que esto derivará en menos carne para el mercado interno. Como consecuencia habrá subas en las carnicerías.
Menor oferta, más precio. La inquebrantable ley económica tiene en el mercado de la carne uno de los terrenos más fértiles para mostrar su vigencia. Por eso, mientras los productores agropecuarios claman por medidas del Gobierno nacional para hacer frente a la gran sequía que afecta a buena parte del área central del país, en los frigoríficos ya admiten que la falta de lluvias no pasará inadvertida para el sector.

Es que las pasturas no se desarrollan y los animales tienen menos alimento, lo que se traduce en un retardo del engorde y finalmente en una reducción de la oferta ganadera para la faena y posterior comercialización de la carne. Esto, terminará impactando en las pizarras de las carnicerías.

Con esto, ya los frigoríficos no dudan en señalar que están comenzando el peor año del último lustro. A las prohibiciones a la exportación impuestas por el Gobierno para asegurar el abastecimiento del mercado interno y un freno en los valores de los cortes, le suman la imposibilidad de comercializar los subproductos de la faena. La grasa y el cuero no tienen valor porque no hay compradores. La crisis financiera internacional se llevó los clientes del mundo que antes hacían cola para comprar los cueros del ganado argentino para realizar el tapizado de los más lujosos vehículos que circulan por el mundo. Ya nada de eso existe. Pero ahora se sumó la sequía. el factor climático terminó de complicar la ecuación.

Por caso, el Frigorífico Río Cuarto dejó de faenar los lunes desde fines del año pasado.

Y si la oferta de vacunos no se intensifica esa medida podría ser ampliada, lo que comienza a poner en riesgo las fuentes laborales. Por ahora, ningún trabajador fue suspendido y los lunes se ocupan de otras tareas dentro de la planta.

“Hay que remontarse muchos años atrás para encontrar una situación como esta, y no se si existe”, arrancó diciendo Jorge Marcotegui, presidente de la Asociación de Frigoríficos e Industriales de la Carne de Córdoba, al definir la situación actual del sector. “La cuestión es simple, no hay precios porque no hay demanda de los subproductos”, señaló.

¿Los frigoríficos están almacenando los cueros que no tienen mercado?, le preguntó PUNTAL

Muchos están optando por salarlos esperando que en el corto o mediano plazo la situación se revierta, pero la verdad es que personalmente creo que será difícil que eso ocurra en lo inmediato. Y los stocks almacenados ya son muy grandes. Las curtiembres están teniendo severas restricciones para la venta al exterior.

Lo cierto es que Marcotegui aseguró que la coyuntura de sequía ya se advierte con menos vacunos y de peor calidad. “Puede falta algo de animales, estamos hablando no de una caída abrupta, sino de una merma en la oferta”, aclaró el directivo.

¿En qué podría ayudar el Gobierno a este contexto?

Mire lo más oportuno sería una medida para aliviar las consecuencias de la sequía en muchas zonas productivas muy importantes. A mediano plazo, se debería incentivar la producción ganadera con políticas activas y claras para el sector agropecuario, concluyó Marcotegui.

Comentá la nota