Una sequía que ya es color rojo

La sequía es un denominador común de todos los ríos y reservorios de agua provinciales. Pero, como siempre, el dique La Quebrada muestra los mayores signos de alarma: llegó a un nivel de 10,23 metros por debajo de su nivel.
En Villa Carlos Paz se definió entrar en alerta roja y, de persistir estos inconvenientes, se podría interrumpir el suministro de agua potable o su racionamiento.

Por su parte, el presidente de la Cooperativa de Agua de Unquillo y Mendiolaza, Raúl Hoya, dijo ayer a DiaaDia.com.ar que la situación "es límite". "No sabemos cuántos días más se podrá abastecer el sistema", puntualizó.

En Salsipuedes, la Municipalidad declaró también el alerta roja por la sequía en la mayoría de los pozos de captación. La decisión del Ejecutivo y del Comité de Emergencia Hídrica se debe a la "careciente reposición de agua en los acuíferos a raíz de la falta de lluvias en la región", se informó a través de un comunicado.

El alerta requiere la limitación del uso del agua para el consumo humano y prevé también cortes programados y no programados en el suministro. Hace dos semanas, cuando el dique estaba a 8,8 metros debajo de su nivel, Raúl Hoya, presidente de la Cooperativa de Agua de Unquillo y Mendiolaza señalaba: "Estamos en una situación límite y no sabemos cuántos días más se podrá abastecer el sistema, aunque con cierto alivio agradecía que "las condiciones del agua cruda que se está extrayendo es todavía aceptable".

Luego de permanecer tres meses en alerta naranja, Villa Carlos Paz decidió pasar al alerta rojo, según informó en su edición de ayer el diario La Voz del Interior. La falta de lluvias, que mantiene al mínimo el nivel del espejo de agua, se vio acompañado por un incremento en el consumo de agua. De persistir esta situación, los cortes podrían llegar, incluso, a la ciudad capital.

Comentá la nota