"Fue por la sequía que cayó la producción"

Lipshitz dijo que al hacer análisis objetivo la merma no tiene que ver con políticas.
La caída del volumen de la producción de granos y oleaginosas es una realidad que genera preocupación, y según el docente de Economía Agraria de la UNSE, quien también es titular de la delegación local de la Subsecretaría de Agricultura Familiar y Desarrollo Rural de la Nación, ingeniero Héctor Lipshitz, la causa "tiene que ver esencialmente con las condiciones climáticas y no con la superficie de sembrado".

Porque explicó que estas superficies fueron "amplias e importantes, o sea que la superficie de sembrado no cayó".

En ese aspecto detalló que las cifras de la campaña 2008/09, que ya está terminando, muestran una caída importante de los niveles productivos, sobre todo de los granos y oleaginosas, productos exportables.

"Algunos dicen que eso tiene que ver con las políticas del Gobierno nacional hacia el sector, pero cuando uno se pone a analizar, a ver la situación, la superficie sembrada, los rendimientos, se encuentra con que el fenómeno tiene causas mucho más complejas", aseguró.

Remarcó que "algunas son absolutamente objetivas y la política pública no tiene nada que ver, que es la situación climática que ha tenido todo el país". En ese aspecto sostuvo que si bien las condiciones de sequía que "han afectado a Santiago han sido muy duras y todavía perduran, en la región pampeana, que es el núcleo productivo de cereales y oleaginosa, y también tuvo un efecto importante sobre los rendimientos del cultivo. Sobre todo en la soja, que es donde se centra la discusión". Al brindar números, el especialista expresó que de 47 millones toneladas del año anterior, ahora la campaña está entre los 32 millones de toneladas, "una caída muy importante".

Al decir de algunos que indican que el país tendrá que comprar después carne y trigo, Lipshitz indicó que "es una opinión desmesurada". Coincidió en señalar que "hay problemas, especialmente en la ganadería, pero es difícil que se pueda pensar así".

Los precios influenciados por la crisis internacional

De todas maneras, Héctor Lipshitz dijo que los precios del sector estuvieron "oscilantes, muy influenciados por la crisis internacional", pero cuando "uno ve los precios de los principales granos, no están bajos". Al contrario, agregó, "la soja rebotó en más de mil pesos la tonelada, es un valor que está por encima de los promedios históricos". Esta crisis mundial, indicó, afectó los precios de todos los productos exportables, ya que "los consumidores de nuestros productos son de países desarrollados y eso hizo en un principio que haya una caída de la demanda. Pero hay una recuperación". Por otro lado, remarcó que el país necesita que vuelva el diálogo entre el campo y el Gobierno nacional. "Hay que tener un poquito de grandeza", puntualizó.

Comentá la nota