La sequía aqueja al sudoeste bonaerense

Horacio Fenandez, miembro de la Sociedad Rural local, señaló que sin una lluvia intensa y pareja no se puede esperar una buena cosecha. Fernández, para conocer la situación de los productores del sudoeste de la provincia de Buenos Aires aquejados por la peor sequía de los últimos años.
El productor agropecuario explicó que si bien se han registrado algunas lluvias esta semana, cayeron tan sólo “8 milímetros”, de una lluvia “despareja, que no sirve para nada”; porque sin una lluvia intensa y continua no se llega a “recuperar la humedad del suelo”.

“El problema es que no venimos con una sequía de dos o tres meses; venimos con una sequía de años, que en el último se ha acentuado muchísimo” manifestó Fernández, al tiempo que resaltó la gravedad del asunto para los productores agrícolas de la zona ya que “fracasó la cosecha fina”, con áreas en las que “directamente no hubo cosecha de trigo”, y ahora “no se ha podido hacer una buena implantación de soja, maíz y girasol debido a la sequedad” de los suelos.

Al retraso en la siembre, se suma el entierro de la semilla “en condiciones deficientes de humedad”, que provocaron “nacimiento muy deficientes”; esperar que la cosecha gruesa –maíz, soja y girasol- compense la mala cosecha anterior sería “esperar un milagro”.

Al grave problema de la sequía se le suma el problema de las plagas; la tucura se ha convertido en una problemática tan delicada para los productores que el ministro de Agricultura de la provincia solicitó a la presidenta que se eliminen las retenciones para las zonas infectadas.

Fernández, señaló que años atrás la tucura “venía en los campos bajos, netamente de cría que no se roturaban”; ahora con la modalidad de siembra directa, los campos de siembra se han convertido en lugares propicios donde el insecto “puede desovar tranquilamente”, y la plaga entonces ha avanzado.

En una semana un campo de soja, atacado por “una manga de tucura”, queda “como si lo hubieran agarrado con una ametralladora, sin una hoja sana”.

Comentá la nota