"La sequía afectó al turismo"

En Día a Día, Gustavo Santos -presidente de la Agencia Córdoba Turismo- habló de cómo pegó la falta de agua en los valles. También de las obras del centro de la ciudad y de la interconectividad aérea.
La temporada de verano en Córdoba pintaba como una de las mejores de la década. Allá por octubre, todo hacía esperar un verano inolvidable, pero... el agua (esa misma que ahora cae a baldazos tres veces por semana) se hizo esperar demasiado y alcanzó a "espantar" a muchos interesados.

Para Gustavo Santos, presidente de la Agencia Córdoba Turismo, "si no hubiera sido por la situación de sequía", que se extendió hasta mediados de diciembre, "asistiríamos a una temporada extraordinaria".

"Definitivamente nos ha afectado, y estamos haciendo todo para explicar que Córdoba generalmente tiene problemas de aprovisionamiento de agua sobre octubre o noviembre, aunque este año se extendió más", aclaró el radical que integra el gabinete de Juan Schiaretti.

–Algunos hoteleros hablaron de una campaña "anti Córdoba" con lo de la sequía.

–Lo que pasa es que ocurrió que algunos clientes habituales llamaban a los hoteleros y lo único que les preguntaban es si había agua en las canillas. Hubo una campaña, no sé si orquestada, yo no creo en confabulaciones, pero sí creo que hubo prensa que vendió cosas extrañas, mostrando imágenes como si esto fuera el desierto del Sahara. No es así, que en el San Roque haya un poco menos de agua no quiere decir que Carlos Paz no esté en condiciones de brindar el mismo servicio de siempre.

–Cortes de ruta, crisis internacional, dengue, gripe A, sequía... les pasó de todo.

–Sí, a pesar de las siete plagas de Egipto, como yo digo, ha sido un buen año. No tuvimos un 2009 extraordinario, pero tampoco sufrimos como otros destinos. Hay que tener en cuenta que en Argentina el turismo receptivo cayó el 30 por ciento, pero nosotros mantuvimos niveles razonables de gente.

–¿La clave sigue siendo la estrategia para ofrecer productos?

–A la división tradicional por regiones (Calamuchita, Punilla, Norte y Traslasierra, por ejemplo), le agregamos una visión transversal segmentada por productos. Por ejemplo, turismo cultural y religioso, de salud, de pesca, de aventura, de fiestas populares, de reuniones de negocios, idiomático, etcétera. Ofrecerlo así hace que las mermas no afecten de manera general.

–¿A cuál apuntan con la recuperación del centro de la ciudad?

–El turismo religioso es muy importante porque Córdoba es la ciudad que tiene mayor reserva de patrimonio fundacional de la Argentina. Pero estaba apagado, oculto, los mismos cordobeses no lo veían. A la Catedral, hacía 50 años que nadie la intervenía y la plaza San Martín era un lugar tenebroso.

–¿Esto va a continuar?

–Se sumará la plazoleta Del Fundador, la iglesia de Santa Catalina y toda la calle Belgrano, lo que sería el San Telmo cordobés.

Volando alto. En su visita a Día a Día, Santos destacó la decisión del Ejecutivo provincial de afianzar la llegada de turismo internacional. "Hoy, ya cinco de cada 100 extranjeros que llegan a la Argentina vienen a Córdoba", aseguró, al tiempo que dijo soñar con "convertir a la ciudad en Atlanta, en un centro aerocomercial para todo el centro y noreste". Y el sueño no terminó ahí: "Quiero que nuestro aeropuerto sea a Ezeiza lo que el de Barcelona es al de Madrid, que se dividen la cantidad de vuelos internacionales que llegan a España".

Vení que te curamos. El año de turismo salud. Así como en 2009 se apostó al desarrollo del turismo idiomático, 2010 será el año del turismo salud. Para esto, la semana pasada se firmó un acuerdo entre el Círculo Médico de Córdoba y la Cámara de Turismo para trabajar en forma conjunta. De la reunión participaron representantes del Ministerio de Salud y de la Agencia Córdoba Turismo. Ya hay agendadas tres misiones para convencer a extranjeros para que vengan a Córdoba a operarse o a recibir tratamientos. Primero se apuntará a turistas de la región: Brasil, Chile, Perú y Uruguay.

Comentá la nota