PJ sepultó Presupuesto y ley fiscal de Binner

Voracidad peronista por la gobernación 2011 complica las cuentas santafesinas de 2010
Santa Fe - La Legislatura de Santa Fe dio anoche sanción definitiva a los proyectos de Presupuesto 2010 y Reforma Tributaria que fueron modificados por los senadores justicialistas y que obligaron al gobernante Frente Progresista a batallar -sin éxito- en aras de un acuerdo para sostener el plan original de Hermes Binner.

De esta manera, el PJ de Santa Fe le asestó un duro golpe a la gestión del socialista, que bregaba fundamentalmente por un mix de modificaciones impositivas para garantizar la viabilidad de las cuentas el próximo año. Así, la caja santafesina se queda sin unos $ 600 millones claves, por ejemplo, para hacer frente al pago de salarios públicos. El proyecto original de reforma fiscal apuntaba a recaudar $ 1.200 millones adicionales (de la mano de cambios en patentes e Ingresos Brutos), de los cuales $ 826 millones iban a estar destinados al Gobierno central mientras que unos $ 332 millones se traducirían en coparticipación extra para municipios.

«Con este escenario, en febrero no se puede garantizar el pago a los agentes estatales en tiempo y forma», alertó un estrecho colaborador del gobernador.

Durante la votación en Diputados, los legisladores que responden al Frente Progresista no lograron imponer su posición, en tanto que el único peronista que se abstuvo de votar fue Alberto Cejas.

Así, los proyectos originales volvieron después al Senado -que ratificó las modificaciones- y regresaron sobre el filo de la madrugada a Diputados donde el socialismo al no contar con los 2/3 de los votos necesarios no logró imponerse.

«La provincia no puede quedarse sin presupuesto, sin recursos. Lo que proponemos no será lo que el oficialismo pretendía, pero es un paso importante», dijo el justicialista Mario Lacava.

Más temprano, el propio Binner había anticipado que si no se aprobaban los proyectos originales su gestión estaba garantizada porque «en las carencias también hay que saber gobernar». Sin embargo, advirtió que «hay un plan que está en marcha, que tiene que ver con acciones que la gente conoce y que se pueden concretar con dinero, sin dinero no se pueden concretar».

Desde el arco político del oficialismo la causa de la derrota tiene nombre y apellido. «El que pilotea esta batalla es (el senador) Juan Carlos Mercier, que con la reforma que impulsa le saca entre 15 y 20 millones de pesos a la ciudad. Y no es cierto que lo haga para resguardar el bolsillo de la gente», aseguró el intendente de la ciudad de Santa Fe, Mario Barletta. En efecto, el ex ministro de Hacienda durante la última dictadura militar y también ex funcionario de Carlos Reutemann no oculta sus aspiraciones de llegar a la gobernación en 2011 a pesar de que para ello, por ejemplo, deba alinearse con legisladores del kirchnerismo para socavar la gestión de Binner, con apoyo explícito del senador Ricardo Spinozzi, titular del peronismo local.

El otro destinatario de las críticas fue el legislador del PJ, Federico Reutemann, sobrino del ex corredor de Fórmula 1. El diputado dedicó la jornada de ayer íntegramente a reforzar las voluntades de los peronistas para hacer valer las modificaciones que finalmente terminaron siendo aprobadas. Un cóctel de presiones e insensateces políticas que terminaron por imponer la voluntad peronista sin medir las graves consecuencias que esa jugada con miras a 2011 provocará en la coyuntura económica santafesina.

Comentá la nota