Separaron del cargo a la directora administrativa del Hospital de Hinojo: investigan si usó un auto oficial para uso particular

Al igual que sucedió en el caso de la tosca trasladada a un feed lot, el Gobierno municipal se vuelve a mostrar tajante con los desvíos de las terceras líneas de la administración. Este miércoles suspendió a una directora administrativa del Hospital de Hinojo. En casos de funcionarios de primera línea de Gabinete, ante irregularidades probadas, la respuesta fue otra: la defensa total.
El Gobierno local volvió a mostrarse extremadamente duro con cargos de líneas inferiores, de carrera, ante denuncias de irregularidades que los tocan: en la tarde de este miércoles se anunció oficialmente la separación del cargo de la directora administativa del Hospital de Hinojo, Liliana Alvarez, luego de recibir una denuncia por ``uso de un vehículo utilitario municipal´´.

A las 20:30, por gacetilla oficial, el Palacio San Martín dio a conocer un suelto bajo el título ``el intendente Eseverri separó de su cargo a director administrativo por presunto uso indebido de bienes municipales´´

Allí se señala que ``el Gobierno Municipal informa que en el día de hoy ante la denuncia recibida de la posibilidad de que un vehículo utilitario municipal fuera usado en forma indebida (para cuestiones particulares), se realizó constatación´´.

Agregan que ``verificándose preliminarmente la veracidad de la denuncia, el Intendente Municipal, José M. Eseverri, dispuso la separación del cargo de directora administrativa del Hospital de Hinojo (de acuerdo a los listados oficiales se trataría de Liliana Alvarez, la única administrativa del centro de salud que aparece con sueldos de esa jerarquía), y el inicio del correspondiente sumario administrativo, para deslindar responsabilidades´´.

``Por su parte, la Dirección de Asuntos Legales en su carácter de instructor dio comienzo a las investigaciones para esclarecer los hechos, dictándose el pertinente secreto de sumario´´, agregaron.

La dureza del Gobierno con la tercera línea de gestión (directores de carrera, es decir no colocados por decisión política) tiene otro antecedente reciente: ante una denuncia contra operario que llevaban granza amarilla a un feed-lot local, el Gobierno denunció el caso ante Policía y luego separó del cargo a dos empleados y al director de Vialidad Mario Schwab.

Con todo, la actitud oficial cuando las denuncias afectan a la primera línea (secretarios de Gabinete, colocados por decisión política) la reacción ha sido otra: la defensa, incluso en el Concejo Deliberante.

Así sucedió en el caso del secretario de Desarrollo Económico, Sebastián Pené, cuando un socio en la firma láctea Tamberos Unidos denunció públicamente que el funcionario, siendo gerente de la firma, había incumplido con los pagos del lote del PIO donde la empresa tiene su procesadora. Es decir, que como funcionario público había dejado de controlar a la empresa de la cual formaba parte, lo cual era una obligación habitual del cargo.

Comentá la nota