“Sentimos que nos están castigando”

Familias que están en condiciones de mudarse dialogaron con EL CIVISMO. Pidieron que Rosso escuche sus reclamos.
En los primeros días de diciembre, la Municipalidad clausuró un predio que la Cooperativa de Viviendas Lujanense (COVILU) tiene en el barrio Parque Lasa. En esos terrenos están prácticamente terminadas 19 viviendas y se proyecta la construcción de otras 30.

La medida dispuesta por el municipio frenó los trabajos y perjudicó, de manera directa, a las familias que se encontraban cerca de acceder al techo propio. Sólo tres grupos familiares pudieron concretar la mudanza. El resto espera una solución que ya tiene tres meses de demora. Si bien por estos días un rumor indicaba que la disposición estaría a punto de levantarse, al cierre de esta edición todo continuaba de la misma manera.

Esta semana, EL CIVISMO dialogó con varias familias que tienen sus casas ya adjudicadas en el predio clausurado. En el transcurso de estos meses intentaron sin éxito concretar una charla con la intendenta Graciela Rosso. Tampoco fueron recibidas por funcionarios municipales. A esta altura el desconcierto y la indignación van en aumento.

“Cuando nos metimos a pagar una casa buscamos la dignidad de tener un techo. Rosso nos tiene que dar una respuesta. Quedamos a la deriva. Pero no quedó a la deriva el edificio de la Cooperativa, sino nosotros. No se trata de papeles, sino de familias. Una secretaria (de Rosso) me dijo que no le corresponde a la intendenta hablar de esto. Nunca podemos llegar a ella. Si ella que nos representa como ciudadanos no nos atiende, ¿qué tenemos que hacer?”, dijeron.

Las familias sienten, según lo expreso a este bisemanario, que la jefa comunal “nos está castigando con un castigo que no nos merecemos”. De esta manera, hicieron referencia indirecta a la relación que el gobierno municipal mantiene con COVILU. Fuentes cercanas a la Cooperativa entienden que Rosso está pasando factura por la excelente relación que durante años la entidad mantuvo con el ex intendente Prince.

La sospecha -que los responsables de COVILU evitan expresar públicamente- encuentra asidero en un hecho objetivo: la Municipalidad aún no designó a dos representantes para integrar, según lo establece el acuerdo entre las partes, el Consejo de la Cooperativa de Viviendas.

De acuerdo a los argumentos utilizados por el Departamento Ejecutivo para defender la clausura, la obra no cuenta con la convalidación de Provincia. Específicamente resta la ratificación del cambio de zona donde se ubica el predio. En 2001, el Concejo Deliberante aprobó la modificación de distrito industrial a distrito residencial. Sin embargo, el paso siguiente quedó en los cajones de las oficinas bonaerenses.

EN PRIMERA PERSONA

Analía Barba tiene dos hijos. Su familia decidió sacar un crédito para poder licitar una de las viviendas del barrio Parque Lasa. La estrategia parecía simple: acceder a la casa propia para dejar de pagar alquiler y con ese dinero cubrir el préstamo.

“La casa está terminada. Nosotros licitamos en noviembre, ya podríamos estar mudados. El contrato de alquiler se nos terminó en febrero. Tuvimos que renovar el contrato, con un aumento. Económicamente nos sentimos totalmente perjudicados.

Nosotros empezamos con COVILU hace cuatro años”, contó Barba.

En una situación similar se encuentra Fernanda Barge. Con su marido pudieron licitar en enero pasado. Su vivienda está prácticamente lista para ser habitada, sólo restan algunas terminaciones que debieron frenarse debido a la clausura. La vecina recordó que las falencias legales que según la Municipalidad impedirían a los propietarios poder escriturar, “no nos perjudican tanto, porque nosotros vamos a escriturar dentro de cinco años, como ocurre con las otras personas”.

“Tenemos una casa parada, con el riesgo de que nos roben. Necesito mudarme, como máximo, dentro de dos meses, cuando se me termina el contrato de alquiler. Tengo mi casa hecha. Es lógico que me quiera mudar”, agregó.

La imposibilidad de mudarse a sus viviendas obliga a estas familias a pagar un alquiler que por estos días no baja de 800 pesos. A eso se suma la cuota de COVILU, cercana a los 600 pesos mensuales.

Jorgelina Bejarano todavía permanece viviendo en la casa de sus suegros. Ella y su pareja recibieron la adjudicación en diciembre, a través de un sortero: “Si nos hubieran entregado la casa en diciembre, ya estaríamos viviendo allí”.

“Esperamos poder llegar a la señora intendenta y que reconozca el sacrificio que hemos hecho para tener la casa.

Pretendemos que nos escuchen como personas. Los vecinos del barrio quieren que las casas se terminen de construir porque para el barrio es un gran avance”, expresó Bejarano.

Hasta el momento sólo tres familias pudieron acceder a sus viviendas. Tal es el caso de Verónica Lell, cuya familia fue la primera en mudarse al predio.

“Recibimos las llaves en octubre, pero retrasamos la mudanza porque en la casa no había energía eléctrica. En enero nos pudimos mudar. Hoy estamos en una casa sin gas por el tema de la clausura, no tenemos los vecinos que queremos tener, nos sentimos totalmente inseguros. No podemos salir cuando llueve, no entran ambulancias, patrulleros, recolectores de basura. Cuando llueve tenemos que ponernos bolsas de nylon y llevar la basura hasta la calle de asfalto más próxima. Nosotros tuvimos la suerte de tener las llaves en octubre, si no estaríamos en la misma situación del resto”, contó Lell.

Alejandra Cervinsky también tuvo la “suerte” de tramitar la mudanza antes de la clausura: “Nos mudamos con la obra clausurada, porque ya habíamos firmado antes de la clausura. En febrero se me vencía el contrato, y ya tenía decidido mudarme sí o sí”.

Pedido desde el Concejo

El miércoles 25 del mes pasado, el bloque Compromiso Peronista elevó una nota al presidente del Concejo Deliberante donde se solicitaba “gestionar a la brevedad la realización de una reunión de concejales, con motivo de la clausura del predio de la Cooperativa de Viviendas Lujanense, del cual participen los funcionarios del Departamento Ejecutivo de las áreas con intervención en el tema”. Hasta el momento, el pedido no tuvo respuesta.

Comentá la nota