El sentido de la visita "ad límina".

El arzobispo de Tucumán, monseñor Luis Villalba, reflexionó sobre el sentido de la visita "ad límina" que cumplirá, desde hoy lunes 20 al jueves 30 de abril al Vaticano.
El arzobispo de Tucumán, monseñor Luis Villalba, reflexionó sobre el sentido de la visita "ad límina" que cumplirá desde hoy lunes 20 al jueves 30 de abril, como parte del tercer grupo de obispos argentinos que visita al Vaticano.

El prelado explicó que "el gesto fundamental es la peregrinación a las tumbas de los Apóstoles Pedro y Pablo y tiene por objeto venerar "aquellos lugares que fueron los umbrales, la puerta, la casa por antonomasia de los Apóstoles".

Asimismo, precisó que los dos fines esenciales son: Venerar los sepulcros de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, y el encuentro con el Santo Padre Benedicto XVI, como "una feliz ocasión de entrevistarme con Pedro y de entablar con él un diálogo, acerca de los problemas de la arquidiócesis y de la Iglesia universal".

"La visita ‘ad límina’ es, para mí, una invitación y un estímulo para confrontar la misión que se me ha confiado respecto a la Iglesia particular, con la vocación universal de la Iglesia. No dudo que revitalizará la acción de nuestra Iglesia particular de Tucumán y que seremos reconfortados por las orientaciones y consejos de Pedro. Confío que este encuentro me confirme en la misma fe, permaneciendo unidos en la misma caridad", subrayó en una carta pastoral.

El arzobispo adelantó además que durante la visita también tendrá encuentros con los distintos organismos de la Santa Sede: congregaciones, secretariados y comisiones.

"En la visita llevaré al Santo Padre los anhelos, las preocupaciones, los planes pastorales de nuestra Iglesia Diocesana. De una manera especial, presentaré al Papa la esperanza puesta en el Seminario Arquidiocesano y en el aumento de las vocaciones sacerdotales. Nuestra Iglesia diocesana mira a la de Roma y de ella espera luz, orientación, aliento y apoyo", dijo.

Monseñor Villalba pidió a la comunidad diocesana que lo "acompañen con sus oraciones en esta peregrinación a Roma, a las tumbas de los Apóstoles Pedro y Pablo, rogando al Señor para que esta visita sea fecunda para nuestra Iglesia particular de Tucumán", y sugirió hacerlo especialmente desde hoy al 30 de abril.

El prelado tucumano pidió a los sacerdotes que lo hagan "rezando en la misa de cada día, la oración "imperada" por la Iglesia local (Misal Romano, página 933), en la Oración de los fieles: poniendo una intención particular por los frutos de la visita, y a cada comunidad que lo haga mediante una Hora Santa rogando al Señor que la visita nos ayude a crecer en la unidad y en la caridad".

Comentá la nota