Sensible caída de chacras en Neuquén

En la provincia desapareció una explotación agropecuaria cada dos días desde el año 2002. Hubo una mayor concentración de la propiedad.

Se difundieron los datos preliminares del censo nacional agropecuario en el país pese a que hubo una porción del país que no se relevó por el conflicto rural.

Entre el año 2002 y 2008 desapareció un establecimiento agropecuario cada dos días en la provincia. Así lo establece el resultado parcial del Censo Agropecuario 2008 que publicó días atrás el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INDEC.

Se trata de una nueva señal de la concentración productiva, un fenómeno que se acentuó en todos los circuitos del país, de la mano de la devaluación y el boom de las exportaciones. También da cuenta de la desfavorable situación de los pequeños productores, afectados por los vaivenes de la coyuntura y puestos a merced de las grandes empresas que imponen las reglas del juego.

Pese a que los datos del Indec son provisorios y no poseen ponderación alguna, en el caso de Neuquén se relevó más del 95 por ciento de la superficie cultivada. Los resultados parciales confirman que, en 2008, la cantidad total de establecimientos agropecuarios fue de 4.536. Se trata de 1.032 menos que en 2002.

La fuerte caída va a tono con el resto del país, donde desaparecieron 57 mil explotaciones, lo que representa un caída del 17%.

Áreas cultivadas

Pese a la considerable caída en los establecimientos productivos en la provincia, la superficie cultivada creció en estos mismo períodos un 4,2%, siempre según el informe preliminar del censo 2008.

Aunque la expansión de la producción local supera levemente a la media nacional –que cerró en negativo- este incremento no hace más que demostrar la concentración productiva en la región: cae la cantidad de establecimientos agropecuarios, al tiempo que crece la superficie cultivada.

Inexactitudes

El nuevo adelanto del censo 2008 llegó plagado de inexactitudes. Es que el relevamiento se realizó el año pasado, en medio del conflicto del campo, por lo que muchos productores se negaron a responder las preguntas de los encuestadores.

Según detalla el propio organismo en su informe, quedaron por lo menos 24 millones de hectáreas sin censar, de las cuales 20,28 millones corresponden a datos no recolectados por ausencias o rechazos de los encuestados, mientras que otras 3,65 millones ni siquiera fueron relevadas.

Comentá la nota