Sensación de inseguridad para Scioli en su visita a Quilmes

A media mañana del viernes la avenida Hipólito Irigoyen de Quilmes, a la altura de la calle Videla, más exactamente frente al Registro Civil, aparecía poblada de efectivos policiales.

Los uniformados increpaban a los transeúntes ocasionales respecto a dónde se dirigían. Quien podía atravesar "la cruzada" y por esas cosas de la vida se dirigía al edificio de los Tribunales penales, debía sortear otra columna de policías. Esta vez un grupo especial de efectivos (GAD -Grupo de Apoyo Departamental-) fuertemente armados (a los que sólo se les visualizan los ojos y la nariz) se mezclaban entre el personal policial habitual de la Comisaría de Tribunales y pugnaban por impedir el acceso al inmueble. No pocos abogados perdieron los estribos ante tamaña disposición. Con documentación que tiene fecha de vencimiento y siendo un edificio público, que se prohibiera el acceso porque en algún momento del día se iba a hacer presente el gobernador Daniel Scioli, desquició a más de uno. La extrema presencia de policías casi violentaba a los que en más de una ocasión han sido víctimas de un hecho de inseguridad en Quilmes y la Policía ha brillado por su ausencia; porque de más está decir que algún lugar de la Provincia se "desprotegió" (o descuidó) para venir a garantizarle una sensación de seguridad al gobernador Daniel Scioli.

Tampoco dejó de sorprender que el vehículo que trasladó a Scioli desde la ex IMPA (el Area Material Quilmes, donde bajó) y al resto de los funcionarios -entre los que se encontraba el intendente local-, atravesó el microcentro quilmeño en escasos minutos. Trayecto que sólo pudo lograr en ese corto lapso de tiempo merced a la milagrosa aparición de numerosos inspectores de tránsito que despejaron el camino.

Comentá la nota