Señor Papa

Por Martín Caparrós.

Hablemos de forros, señor Papa. Ésa es su característica: se han ganado la vida hablando de lo que no pueden saber a ciencia cierta

Hablemos de forros, señor Papa. No se preocupe, no voy a decirle aquello de que Ud. no debería opinar sobre algo que nunca vio en su vida o, mejor dicho, que nunca debería haber visto, según sus propias reglas, porque ése es su problema: yo no me voy a meter con su vida privada –como tantos querríamos que Ud. no se metiera con las nuestras– y si le da por beneficiarse cada noche una oveja distinta o un carnero o cuatro monjas tiernas, con o sin forro, por mí no se moleste. Siempre y cuando sean personas grandes que consienten –y no, como les gusta a algunos de los suyos, chicos que no entienden qué les están haciendo.

Pero no nos distraigamos, señor Papa. Le decía que no iba a empezar con aquello de que no debería hablar de lo que –supuestamente– no conoce, no ha visto, no ha tocado, porque Ud. y los suyos llevan más de 2000 años hablando de lo que no pueden conocer, de lo que nunca han visto, de lo que se imaginan y la verdad que no les fue tan mal. Ésa es su principal característica: siempre se han ganado la vida hablando de lo que no pueden saber a ciencia cierta –cosas como el Infierno, sin ir más lejos, que Ud. y su finado jefe JP se encargaron de promocionar últimamente. Por eso me extrañó que esta vez lo hiciera Ud. tan mal; en general, señor Papa, tras tantos siglos de entrenamiento, eso de hablar sin saber les salía mucho mejor. Para empezar, siempre supieron que la condición para afirmar tajantemente cosas era que fueran cosas que no pudieran comprobarse. Cuando dicen que hay algo que se llama “Dios”, que vive en todas partes y en ninguna, que es uno y tres al mismo tiempo, que maneja todo y no maneja nada, que es infinitamente bueno e hizo un mundo espantoso, que decide cómo nos va en este mundo y, sobre todo, en ese otro que ustedes dicen que hay por allá arriba, siguen la Fórmula: ¿quién puede decirles no, yo a Dios lo vi y no es todopoderoso sino sólo bastante poderoso porque se notaba que miraba a esa señorita con fruición deseosa y ella ni la hora? ¿Decirles no, yo estuve en el cielo y los angelitos desafinaban con el arpa pero eran unos maestros jugando a cachurra?

Sí, señor Papa, la Fórmula era la misma que aplicaban cuando decían, por ejemplo, que ese “Dios” había creado el mundo en siete días y que, según la Biblia, la fecha de esa creación caía el 23 de octubre del 4004 antes de Cristo: en esos tiempos no había quien demostrara lo contrario. Como tampoco se podía demostrar, un suponer, que era mentira eso de que la Tierra no se movía y el Sol le daba vueltas alrededor, cuando torturaron al pobre Galileo y a tantos más por contradecirlos y sostener lo que ahora sabe cualquier chico. Sí, ya sé, señor Papa, que hace unos años pidieron disculpas por eso, como por muchas otras cosas: es fácil pedir disculpas 300 años más tarde, y de todos modos ése no es el tema. Yo le estaba hablando de la Fórmula, señor Papa, la Fórmula, porque ahora parece que la olvida: ¿está Ud. un poco chocho, señor Papa, o se deja cegar por el ardor de la batalla? Claro, de batallas ustedes saben mucho, y de ardor y de ceguera: durante veinte siglos las mejores matanzas se hicieron en nombre de ustedes y de ese “Dios” de ustedes, hasta que últimamente aprendieron que no quedaba bien y le dejaron el privilegio a sus primos musulmanes.

Pero no nos desviemos, señor Papa –yo también me dejo llevar por los ardores, imagínese–: lo que quería decirle es que tendría que seguir la Fórmula y no mentir sobre cosas que se comprueban fácil. Cualquiera sabe cómo se contagia el HIV, y si no sabe lo pregunta: a través de las transfusiones de sangre, de las agujas hipodérmicas y del contacto sexual con un enfermo. Si no hay contacto directo no hay contagio, señor Papa, y el forro sirve, entre otras cosas, para eso: para evitar el contacto, así se puede coger con menos peligro. Eso está comprobado, señor Papa, no es materia opinable. Ustedes, mientras, dicen que la única forma segura de no contagiarse es no coger. Sí, señor Papa, es cierto, pero es un chiste malo: es como si yo dijera que para vivir más no hay que ir a misa porque te puede pisar un colectivo en el camino. Claro que puede, siempre puede, pero ustedes llevan milenios, señor Papa, diciendo que las personas sólo tienen que coger cuando son hombre y mujer, esposo y esposa según la ley de ustedes, tratando de reproducirse –y no de disfrutar y de quererse–, y entonces todo lo que digan sobre el tema suena sospechoso. Cualquiera diría –no yo, señor Papa, faltaba más, cualquiera– que la epidemia del Sida les sirvió para renovar y redoblar sus amenazas hacia todos los que cogemos también cuando no estamos haciendo un hijo con un cónyuge: no es lo mismo amenazar con el infierno improbable, intangible, que con esa enfermedad que se ve demasiado, que mata demasiado.

Pero otra vez me fui de mambo. Le estaba hablando de la Fórmula, señor Papa, se acuerda: no mentir sobre cosas comprobables. (Aunque claro, Ud., que de chico fue un poquito nazi, debe acordarse de aquella regla propagandística de Goebbels que decía miente que algo queda. Acá lo que queda con sus mentiras, señor Papa, son más y más muertos –por eso, con su legendaria comprensión, comprenderá que me sulfure.) Le decía: le conviene respetar la Fórmula. Aunque claro, con los suyos puede hacer lo que quiera. A los suyos dígales lo que se le cante, señor Papa: para eso son sus seguidores y se supone que le creen. Ellos lo eligieron o, mejor dicho, lo heredaron de siglos y siglos de costumbres y miedos. Y creen, incluso, que, cuando Ud. habla, su “Dios” respalda sus palabras: qué raro, un “Dios” todopoderoso y omnisciente y parece que no sabe para qué sirve un forro.

Con los suyos, le decía, lo que quiera. El problema es que, después de tantos siglos, hay muchas personas que, aunque no crean en su “Dios”, creen que Ud. sabe lo que dice: y sí, es un Papa, imaginate, si lo pusieron ahí por algo será, el tipo debe ser un grosso. Entonces Ud., señor Papa, se aprovecha de ese capital para tratar de influir en sus conductas, para que la mayor cantidad posible viva como Ud. quiere que vivamos. Y el otro día, señor Papa, Ud. usó ese poco o mucho prestigio que todavía le queda para decirles que usar forros “no sólo no resuelve el problema del Sida sino que lo agrava y lo aumenta”. Eso, señor Papa, es, para empezar, una mentira comprobable y por eso le digo que se está alejando de la Fórmula y que no le conviene. Pero es, sobre todo, un crimen. Ustedes, señor Papa, llevan años cometiendo ese crimen: su iglesia –Ud. lo sabe mejor que nadie– no sólo juega con la palabra sino también con su influencia, su riqueza y tantos otros elementos de presión; con ellos hace todo lo posible para que los gobiernos y los organismos internacionales y las ONG no les lleven forros a esos millones de hombres y mujeres que no se enfermarían ni se morirían si cogieran protegidos; hace, incluso, todo lo posible porque ni siquiera les cuenten que así se salvarían. Pero ahora les debe estar yendo un poco mal, señor Papa, si sale así, a la desesperada, a decir una mentira comprobable. Y Ud. sabrá disculpar que me alegre por eso: ojalá en ésta les vaya muy mal, y así se salve mucha gente. Pero, por ahora, cada vez que un enfermo de sida contagiado por coger sin forro gracias a su prédica y su presión se muere, señor Papa, ustedes agregan otro crimen a su larga lista. Lástima que dentro de 200 o 300 años, cuando se acuerden de pedir perdón, ninguna de sus víctimas ni los hijos de sus víctimas ni los nietos de sus víctimas va a estar ahí para decirles no, por qué, ahora paguen y, sobre todo, dejen de mentirnos, señor Papa, que cada vez más gente sabe cosas y la Fórmula cada vez funciona menos.

Comentá la nota