El Senasa reforzó medidas de prevención del virus de Influenza A H1N1

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) reforzó las medidas de prevención, diagnóstico y vigilancia en todo el territorio nacional del virus de influenza A H1N1 tipo humano en cerdos.
La resolución Senasa 489/2009, publicada en el Boletín Oficial, autoriza a las direcciones nacionales de Sanidad Animal, de Fiscalización Agroalimentaria, a la Dirección de Laboratorio y Control Técnico y a la Unidad Regional Operativa del Organismo a aplicar las acciones sanitarias de bioseguridad y las normas nacionales e internacionales vigentes para la detección y el control de la enfermedad.

La medida dispone un muestreo nacional en los establecimientos de cría de porcinos luego de que se detectara, en dos establecimientos de la provincia de Buenos Aires, el contagio en un grupo de cerdos del virus A H1N1 tipo humano; se sospecha que la enfermedad fue transmitida por trabajadores que concurrieron a cumplir sus tareas con síntomas de gripe.

Por tal motivo el Senasa solicitó a los productores de ganado porcino reforzar las medidas higiénico-sanitarias del establecimiento o criadero, restringir al máximo posible el ingreso de personas ajenas al predio y, que notifiquen de inmediato a la oficina más cercana la existencia de cuadros respiratorios inusuales en los cerdos.

Asimismo, el coordinador general del Centro Regional Chaco-Formosa del Senasa, Enrique Orban, recomendó que "quienes tengan síntomas gripales y trabajen en establecimientos con porcinos, se abstengan de tener contacto con los animales y, si es posible, que no concurran al predio"; en tal sentido, pidió a empleadores y trabajadores "actuar con responsabilidad".

Además se encuentran momentáneamente suspendidas las exposiciones para evitar el contacto de porcinos con personas.

En este marco, prosigue la faena de cerdos debido a que la enfermedad no se transmite por el consumo de carne porcina, tal lo confirmado por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE); la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial para la Agricultura y Alimentación (FAO).

Comentá la nota