Señales desesperadas de un soldado de la presidenta

El bache fiscal que tiene la Municipalidad de Córdoba era previsible. De hecho, ya en octubre pasado el intendente solicitó una ayuda de 20 millones de pesos a la Nación.
El ex presidente Néstor Kirchner prometió que algo llegaría, pero nada de eso ocurrió.

Pese a que no hubo precisiones de ningún tipo, en el Palacio 6 de Julio siguen esperando 20 millones de pesos de los 50 millones solicitados semanas atrás. Las expectativas son mayores luego del acuerdo Nación-Provincia.

Lo que está claro es que todo peso que ingrese irá a la partida de sueldos. De hecho, desde esta semana se intensificará la entrega de cheques de pago diferido a los proveedores –se estima que la deuda se acerca a los 150 millones de pesos–, un esquema de financiamiento diseñado por Gabriel Bermúdez, actual responsable de Transporte que mañana asume como secretario de Economía.

El plan implica el diferimiento de pagos por unos 50 millones de pesos entre diciembre y enero. Todavía es un enigma cómo hará el municipio para "levantar" esos cheques al momento de su vencimiento, en febrero y marzo.

Comentá la nota