Hay señales de apoyo al campo de los gobernadores

El compromiso que hizo esta semana el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, de ponerse al frente de los intereses de la producción agropecuaria provincial, fue la señal más acabada de que el mandatario se despega de la política de enfrentamiento que tiene el gobierno de Cristina Kirchner con el campo.
Podría decirse que en menor medida, pero en la misma línea, aparecen los gobernadores de Córdoba, el justicialista Juan Schiaretti, y de Santa Fe, el socialista Hermes Binner. En cambio, se mantiene incondicional a la Casa Rosada el mandatario entrerriano, Jorge Urribarri.

"Hay que aprender y asumir tanto los éxitos como las derrotas", les dijo Scioli a los integrantes de la Mesa Agropecuaria Provincial bonaerense. Toda una definición que implica un cambio de actitud tras la derrota oficialista en la urnas el 28 del mes pasado, y que rubricó, además, con el compromiso de defender la producción agropecuaria.

En tanto en Córdoba, el gobernador Schiaretti, que respaldó al campo en el conflicto por la 125, continúa alineado con la producción agropecuaria y despegándose del poder central kirchnerista. "De todas maneras no nos puede ofrecer nada, porque la provincia está muerta", señaló Néstor Roulet, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), que incluye esta provincia.

Manuel Cabanellas, vicepresidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) ponderó la relación que tiene el gobernador Binner con los productores de esa provincia. "Entiende los problemas del campo, pero tendría que pelear más por la coparticipación y por la producción santafecina porque está todo parado. Es cierto también que los dirigentes agropecuarios deberíamos reunirnos más seguidos con el gobernador", señaló el dirigente . Muy distinta es la relación que tiene el gobernador Sergio Urribarri con los productores entrerrianos. Según el director de la Sociedad Rural Argentina por Entre Ríos, Luis Etchevehere, nada cambió en la actitud del mandatario desde el conflicto por la resolución 125.

Comentá la nota