Señales de acercamiento de Piñera a los Kirchner

Señales de acercamiento de Piñera a los Kirchner
Dijo que las diferencias no serán un obstáculo para la relación bilateral
SANTIAGO, Chile.? Sin un minuto que perder, el flamante presidente electo de Chile, el magnate de derecha Sebastián Piñera, comenzó ayer a preparar la transición después de convocar a la unidad nacional. Pero su apretada agenda, que incluyó un desayuno con la presidenta Michelle Bachelet (ver aparte), se vio interrumpida por las decenas de llamadas telefónicas que recibió de todo el mundo, entre ellas la de la presidenta argentina, Cristina Kirchner, que confirmó que asistirá al traspaso del mando, el 11 de marzo.

Ganador por algo más de tres puntos frente al oficialista Eduardo Frei en el ballottage de anteayer, Piñera, que durante la campaña había afirmado que no tenía en claro si la Argentina adhería al modelo representado por Venezuela, Cuba y Bolivia o al que encarnan Brasil, México y Chile, dijo que sus innegables diferencias con los Kirchner no afectarán las relaciones bilaterales. "Sin duda que hay diferencias con las posiciones que sostiene el gobierno argentino ?sostuvo?. Pero eso no va a significar ningún obstáculo, al menos de nuestra parte, para seguir avanzando hacia una relación más plena y más fecunda entre dos países que comparten una historia, que comparten más de 4000 kilómetros de frontera y que por sobre todo comparten también un futuro", agregó.

"Yo respeto los caminos y las decisiones que tome cada país. Y por tanto la Argentina puede tener diferencias, y de hecho las tiene", insistió.

Durante un encuentro con la prensa internacional en la cima del cerro Santa Lucía de esta ciudad, el mandatario electo confirmó, además, que la Argentina será uno de los primeros países que visitará cuando asuma el cargo, aunque evitó precisar fechas.

"No hemos definido todavía lo que vamos a hacer mañana y menos aún cuáles van a ser los primeros países que vamos a visitar, pero sin duda que la Argentina y Brasil están dentro de nuestras primerísimas prioridades", señaló.

* Foro: ¿Qué opina sobre la actualidad de Latinoamérica?

El hombre que logró romper con 20 años de gobiernos de la Concertación recordó la reunión que mantuvo con Cristina Kirchner en Buenos Aires en octubre pasado, y consideró que ayer ambos tuvieron "una interesante conversación" (ver Pág. 3).

"Conversamos sobre cómo fortalecer la integración económica", relató Piñera. "Conversamos sobre los nuevos pasos fronterizos que queremos habilitar, la nueva forma de enfrentar las aduanas integradas de forma tal que no signifiquen una barrera. Además, sobre la forma de avanzar también en materia de integración cultural, en materia de una mayor integración tecnológica, en colaboración en el tema de la energía y en el tema del agua", añadió.

En un histórico giro a la derecha en Chile, Piñera se impuso anteayer frente al candidato oficialista, Eduardo Frei, y puso fin a 20 años de gobiernos de la Concertación. El Ministerio del Interior presentó ayer las cifras finales del ballottage, que no se diferenciaron de las anticipadas la noche de la elección: 51,6% para Piñera y 48,39% para Frei.

La primera victoria en las urnas de la derecha en más de medio siglo provocó un auténtico terremoto en la coalición gobernante, que ayer mismo empezó a sentir los efectos de la derrota (ver aparte).

Tal como había dicho anteanoche en su primer discurso como presidente electo, Piñera reafirmó ayer su intención de formar un gobierno de unidad nacional y no descartó incluir en su gabinete a figuras de la Concertación.

"Vamos a aspirar a un gabinete que tenga representantes no solamente de la Coalición por el Cambio, sino también con representantes del mundo independiente y quizás del mundo de la Concertación", señaló en el cerro Santa Lucía, donde Pedro de Valdivia fundó esta ciudad.

"Y digo quizás (?) porque nosotros tenemos nuestras puertas abiertas para ser un gobierno de unidad nacional, pero es posible que algunos quieran excluirse y eso es algo que vamos a ver durante los próximos días y semanas", agregó.

Los rótulos

El empresario, además, intentó desmarcarse del rótulo de hombre de derecha que pesa sobre su figura. En su opinión, se trata de un concepto "que ha ido perdiendo vigencia".

"En este eje de izquierdas y derechas en el cual yo creo muy poco, si me fuerzan a definirme efectivamente me defino como de centroderecha, pero con nexos, cercanías y coincidencias muy grandes con mucha gente que se identifica como de centroizquierda", explicó.

El presidente electo, además, aprovechó el encuentro con la prensa internacional para descartar que su triunfo implique un cambio de tendencia en América latina, donde en los últimos años han proliferado gobiernos de izquierda, pero dejó en claro su desacuerdo con el estilo de gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez (ver Pág. 3).

"Tengo muchas diferencias con la forma en que se están manejando los temas públicos en Venezuela. Quiero decirlo con mucha claridad, que esas diferencias son profundas y tienen que ver con la forma en que se concibe y se practica la democracia, con la forma en que se concibe el modelo de desarrollo económico y muchas más", señaló.

Comentá la nota