La ONU señala fraude en Afganistán

Por primera vez desde las discutidas elecciones afganas del 20 de agosto, que le valieron al presidente Hamid Karzai la reelección, la ONU admitió ayer que existió fraude a gran escala. "Es cierto que en algunos colegios electorales en el sur y el sureste hubo fraudes significativos, pero no sólo ahí, sino en todo el territorio", afirmó desde Kabul Kai Eide, el diplomático noruego al mando de la misión de la ONU en Afganistán (Unama). Hace algunas semanas, las diferencias al interior de la misión del organismo en el país asiático sobre los comicios se habían hecho públicas cuando el adjunto de Eide, el diplomático estadounidense Peter Galbraith, fue despedido por denunciar el fraude y, según él, no obtener el apoyo de su jefe.
Tras ser separado de su cargo el pasado 30 de septiembre por el secretario general Ban Ki-moon, Galbraith se lanzó a la ofensiva. "Esta decisión envía una señal terrible acerca de la voluntad de la ONU de luchar contra los fraudes electorales", había dicho el ex número dos de la misión en Afganistán.

Luego de un silencio inicial, Eide acusó recibo de las denuncias de su ex adjunto y dio la versión oficial. "No hay forma de saber en este momento qué nivel de fraude hubo, puesto que el mismo está siendo determinado en estos momentos. Sólo puedo decir que fue un fraude generalizado", aseguró el diplomático. "De ninguna manera hemos intervenido para disimular las irregularidades; el objetivo de la misión de la ONU era apoyar el proceso y no influir en el resultado", aclaró.

Acto seguido, el jefe de la misión atacó a su ex colaborador por considerar que había divulgado informaciones privadas. "Algunas de estas acusaciones estaban basadas en conversaciones privadas. Mi postura es que las conversaciones privadas en una cena en mi casa deben seguir siendo privadas", justificó, de alguna manera.

Según los resultados preliminares de la elección afgana, Karzai encabeza el recuento con un 55 por ciento de los votos –más del 50 necesario para ganar en primera vuelta–, muy por delante de su principal rival y ex ministro de Relaciones Exteriores, Abdulá Abdulá, con apenas un 28 por ciento de los sufragios. Según el despedido Galbraith, el 30 por ciento de los votos de Karzai fueron fraudulentos. Los observadores de la Unión Europea, por su parte, llegaron a una conclusión similar, al considerar que 1,5 millones de votos eran "sospechosos".

"Lo que he hecho es llevar a cabo mi mandato con todo el apoyo de la comunidad internacional", señaló Eide. De ello no quedaron dudas. El simbolismo fue claro: a su lado, en la conferencia de prensa, se sentaron, sin derecho a ser interrogados por la prensa, los embajadores en Kabul de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Alemania, además de los representantes de la UE y la OTAN. "Apoyamos totalmente la misión de asistencia de la ONU en Afganistán y a su jefe, Kai Eide", señaló un comunicado emitido ayer por la UE. "Queremos remarcar nuestro pleno apoyo al señor Eide", expresó, a su turno, la Casa Blanca a través de un comunicado.

Comentá la nota