En señal de protesta, un tambo tiró 5000 litros de leche

Uno de los orgullos de la comunidad de De la Garma es el tambo modelo “4 Niñas” ubicado en el cuartel XI del Partido de Adolfo Gonzales Chaves, a 8 kilómetros de la planta urbana, que fuera inaugurado oficialmente en el pasado mes de diciembre, dotado de importante tecnología y comenzando con 475 vaquillonas Holando Argentina y con un rinde aproximado de 14.000 litros diarios.
Sin embargo, y en protesta por la baja de precios que establecieron las usinas y el diferimiento de pagos a los que son sometidos, derramaron 5.000 litros de leche.

Cabe recordar que este tambo fue planificado y elaborado con mucha fe, pero con la situación que se está viviendo hoy en nuestro país resulta muy difícil la subsistencia de este tipo de empresas, por lo que en la noche de este jueves se produjo un hecho que no es habitual en el Partido de Adolfo Gonzales Chaves, pero que habla a las claras de cuál es la situación.

Enterados de que se iba a proceder a tirar determinada cantidad de litros de leche algunos medios, entre ellos “Chaves Digital” se hicieron presentes en el lugar, dialogando con el gerente del establecimiento, el ingeniero agrónomo Leonardo Di Rocco en momentos en que se procedía a tirar un total de 5.000 litros de leche recién ordeñada como una muestra de descontento por la situación que les está tocando vivir a partir de la baja de precios que han establecido las usinas y el diferimiento de pagos a que son sometidos, tras varias reuniones en que no se halló una solución.

La economía de De la Garma concentra la actividad productora y comercial del sector oeste del distrito de Gonzales Chaves. El nombre de esta localidad, de unos 1.900 habitantes, se debe a Antonio de La Garma, productor agropecuario, donante de los terrenos para la construcción de la estación ferroviaria.

Respecto a la medida adoptada por el tambo, Di Rocco manifestó que “en los últimos 60 días hemos tenido una baja del 30 % en el valor de la leche al productor, aunque esa rebaja no se ven reflejadas en las góndolas donde incluso se ha aumentado el valor de la leche”.

“Las usinas han diferido los pagos a 60 días, que no es lo que en principio se había arreglado”, agregó el integrante de la empresa que estuvo a cargo del mecanismo destinado a la concreción de la medida de protesta.

Según Di Rocco, “esto está llevando a que todo el sector lácteo esté en una situación crítica y seguramente va a empezar a faltar leche en la medida que los tambos comiencen a cerrar, porque esto les toca a los productores chicos, medianos y grandes”.

Seguidamente expresó que la empresa “está haciendo un esfuerzo tratando de mantener el número de personas y de hecho no entraron en receso ni en recortes de sueldo, poniendo el pecho hasta que la situación lo permita, pero notando que cada vez nos encontramos más asfixiados”.

No vale otro comentario, solo sentir el dolor de que una empresa tenga que tirar su producción por no poder llegar a un acuerdo que, a la larga, va a ser perjudicial para todos. (www.agencianova.com)

Comentá la nota