Señal de Obama a Cuba: alivia una ley que agrava el embargo

Es la polémica ley Helms Burton. Suspendió partes clave de la norma. También lo habían hecho antes Clinton y Bush. Pero esta vez es en un marco distinto con negociaciones binacionales sobre inmigración y tras reanudarse los vuelos.
En el marco de una serie de señales de acercamiento a Cuba, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, informó al Congreso que prolongará por seis meses la suspensión de uno de los capítulos más polémicos de la ley Helms-Burton, que en 1996 reforzó el embargo contra la isla. Fue horas después de se reiniciara, el martes, un diálogo bilateral sobre las maneras de regular la migración entre los dos países.

El mandatario demócrata continúa así la política de sus predecesores, George W. Bush y Bill Clinton, quienes en sus mandatos ya habían suspendido la sección III de la norma, que permite sancionar a empresas extranjeras que usan propiedades en Cuba expropiadas a ciudadanos estadounidenses tras el triunfo de la revolución encabezada por Fidel Castro en 1959. Pero en este caso, se da en un contexto de deshielo en la relación bilatera y expectativas de un cambio significativo.

Obama envió una carta al Congreso el martes a la noche, informando que la suspensión de la ley entrará en vigencia a partir del 1 de agosto, cuando vencía la última prórroga firmada por Bush, quien renovó esta suspensión en 16 ocasiones durante sus ocho años de mandato, pese a que endureció otras sanciones contra Cuba.

La decisión se basa en la propia Ley Helms-Burton, que prevé que la Casa Blanca podrá congelar su aplicación por un "período de no más de seis meses" si determina que es "necesario para los intereses de EE.UU. para una transición a la democracia en Cuba".

La suspensión impide que ciudadanos estadounidenses puedan presentar demandas contra empresas extranjeras que usen propiedades incautadas en la isla tras la llegada del régimen castrista.

La Ley Helms-Burton, conocida así por los apellidos de los legisladores que la patrocinaron -el entonces senador republicano Jesse Helms y el diputado Dan Burton- busca "detener" las inversiones extranjeras en Cuba y proteger las propiedades estadounidenses en la isla. Y entre otras cosas, prohíbe al gobierno de EE.UU. establecer relaciones diplomáticas plenas con La Habana mientras los hermanos Castro continúen en el poder.

La ley Helms Burton fue duramente criticada en el exterior, y los gobiernos de Canadá y de México han promulgado normas para contrarrestar su efecto.

La suspensión firmada por Obama se da en un momento en que EE.UU. busca una cierta apertura hacia la isla. Hace dos semanas se reanudaron los vuelos directos de Los Angeles a La Habana, después de casi cinco años.

El martes, en la sede de la ONU en Nueva York se celebraron conversaciones entre los dos países acerca de inmigración, las primeras desde que habían sido suspendidas por Bush en 2003, y que ambas partes calificaron de "positivas".

El jefe de la delegación cubana, el vicecanciller Dagoberto Rodríguez, propuso celebrar la próxima ronda de conversaciones en diciembre, en La Habana.

El vocero del Departamento de Estado de EE.UU., Ian Kelly, dijo que estas reuniones tienen un significado político más profundo: "Involucrarnos en esas negociaciones subraya nuestro interés por lograr diálogos constructivos con el gobierno de Cuba para hacer avanzar los intereses estadounidenses en asuntos de relevancia mutua".

El reinicio de este diálogo está considerado ampliamente como parte de las declaradas intenciones de la administración Obama de buscar un "nuevo comienzo" en las relaciones con Cuba.

En abril, el gobierno anunció el levantamiento de las restricciones a los viajes de familiares y a los envíos de remesas hacia la isla, que Bush había endurecido durante su mandato. A cambio, Obama dijo que esperaba que el régimen cubano diera "señales claras" hacia la democratización y la puesta en libertad de los presos políticos.

Desde mayo, funcionarios del Departamento de Estado y representantes del gobierno cubano han mantenido una serie de reuniones preliminares.

Comentá la nota