La señal que entregó Silvera no fue la que imaginó Simeone.

El goleador comunicó que negociará la desvinculación del club; el maltrato de los hinchas motivó la decisión.
Cansado de la situación general, abatido por los constantes reproches de la gente, deprimido por sus últimos tiempos en el club y por los inconvenientes personales que lo jaquearon, Andrés Silvera tomó una decisión tajante: el goleador comunicó, mediante su apoderado Daniel Mandarino, que se alejará de San Lorenzo. La determinación del delantero repercutirá en la planificación del entrenador Diego Simeone, que mantenía la esperanza de convencerlo para que se sumara al plantel, que trabaja en Colonia, Uruguay. Ahora, las virtudes del chubutense, de 32 años, seducen a Estudiantes, Independiente y Cruz Azul, de México.

El final del romance con la gente -Silvera fue uno de los jugadores más reprobados después de la eliminación de la Copa Libertadores- fue determinante para la resolución que tomó el goleador. Y las primeras pistas de la medida se ofrecieron con la ausencia sin aviso de Cuqui , cuando San Lorenzo retomó las prácticas, el 20 del actual.

Recluido en Comodoro Rivadavia, Silvera no atendió durante varios días las llamadas de los dirigentes, lo cual aumentó la incertidumbre en el cuerpo técnico. En la intimidad, quienes lo conocen hasta dudaron de su continuidad en el profesionalismo. Empero, su agente salió ayer a desmentir las versiones, pero admitió que el ciclo en San Lorenzo está terminado. Ahora, su representante empezará a gestionar la desvinculación. Será el momento de los tironeos, aunque la abultada deuda que mantiene la institución con el delantero y el gesto de éste de no intimar ante el gremio para cobrar el monto podrían facilitar las tratativas.

Con la noticia, Simeone sumó un nuevo problema, una baja más en un plantel que se quedó sin varias de aquellas figuras que ilusionaban hasta no hace mucho tiempo, sin esos apellidos que deseaba retener para forjar el nuevo modelo. Por el momento, el Cholo no priorizará la llegada de un atacante, ya que se las arreglaría con Gonzalo Bergessio -se perfila para ser el capitán-, Bernardo Romeo, Juan Carlos Menseguez y Alejandro Gómez.

* Pintos, Bottinelli y Romagnoli, tres casos diferentes

San Lorenzo desembolsó 700.000 dólares por el 50% del pase del lateral uruguayo Pablo Pintos, de Defensor. El grupo inversor negociará con Sampdoria, de Italia, para adquirir la totalidad del pase de Jonathan Bottinelli, mientras que el DT Simeone pidió un último esfuerzo por Leandro Romagnoli.

Comentá la nota