Los senadores ya le ponen el ojo a un artículo resistido

En Diputados fue rechazado por aliados K. El oficialismo aceptaría retocarlo.
Eran las 3 y cuarto de la madrugada del jueves y los diputados pisaban las 16 horas de sesión. Unos bostezaban y otros ya se habían ido a dormir. La aprobación de la ley de medios, artículo por artículo, iba camino de consumarse sin sobresaltos, hasta que el oficialismo recibió el primer y único toque de atención de la jornada. Fue en el momento en que se puso a consideración la cláusula que obliga a los multimedios a desprenderse en un año de las licencias que no se encuadren en la norma: reunió 107 votos a favor, cuarenta menos de los que había obtenido la aprobación de la ley en general, dos horas antes. Otros 26 votaron en contra y 6 se abstuvieron.

Fue el peor resultado cosechado por el kirchnerismo a lo largo de la votación de los 166 artículos del proyecto. Y alimentó la versión que admitieron fuentes kirchneristas: que la cláusula podría ser modificada en el Senado, flexibilizando los plazos de desinversión (se habla de 3 años). Sería una carta de negociación que el oficialismo ya había amagado con utilizar para arrimar votos aliados en la Cámara baja. En caso de concretarse, el texto deberá volver a la Cámara de Diputados para su ratificación.

El rechazo a ese polémico artículo, el 161, que en opinión de reconocidos juristas vulnera derechos adquiridos, fue motorizado por legisladores de centroizquierda, del radicalismo K y del Movimiento Popular Neuquino que se quedaron al debate tras la temprana retirada de las principales bancadas de la oposición. Solo dos de ellos, los neuquinos Alicia Comelli y Hugo Acuña, habían formado parte del cuarteto que votó desde el inicio contra la ley (el otro del MPN y la socialista Laura Sesma) estaban ausentes del recinto).

Una sopresa anexa fue se abstuvieron tres integrantes del bloque kirchnerista que hasta ese momento habían actuado con estricta disciplina partidaria: la fueguina Rosana Bertone, la correntina María Araceli Carmona y el tucumano Gerónimo Vargas Aignasse, uno de los máximos especialistas en asuntos jurídicos del elenco oficial. Las otras tres abstenciones correspondieron al Frente Cívico Santiagueño del gobernador Gerardo Zamora, un radical K.

Las objeciones al artículo fueron expuestas por la jefa del bloque socialista, Silvia Ausburguer, que pidió sin éxito que se modificara el texto, para que el plazo de desinversión se amplíe de a tres años. Es la posición que llevará el senador y jefe de su partido, Rubén Giustiniani, cuando se abra la discusión en la Cámara alta.

Eduardo Macaluse, de Solidaridad e Igualdad, aprovechó para chicanear a la oposición. "Si se quedaban, este artículo lo cambiábamos", afirmó. Otros relativizaron esa posibilidad.

Votaron en contra ocho socialistas (dos se ausentaron), ocho del SI (un ausente), cinco de la Concertación (dos votaron a favor), Claudio Lozano (Proyecto Sur), Migue Bonasso (Diálogo por Buenos Aires), uno del frente santiagueño, más los dos neuquinos. Otro polo de centroizquierda, Otro polo de centroizquierda, el Encuentro Popular (socialistas K, Libres del Sur y Vilma Ibarra, cercana a Martín Sabbatella) acompañó la postura del Gobierno.

Comentá la nota