Senadores del PJ modificaron el presupuesto y volvió a Diputados

El justicialismo impuso su holgado quórum en la Cámara alta santafesina e introdujo modificaciones en su sesión extraordinaria de anoche al mensaje que contiene el presupuesto 2009. Así, lo devolvió a la Cámara de Diputados, que le había otorgado media sanción hace 15 días.
Tras la aprobación con modificaciones del Senado, transformado ahora en cámara revisora, todo hace presumir que ayer se inició un ping pong legislativo entre ambos cuerpos que torna incierto cuál será el texto que sancione la Legislatura.

Internas. Sucede que ayer entre los senadores justicialistas se impuso el criterio de introducir cambios al despacho de mayoría que el frentismo había votado en Diputados hace dos semanas. Ello pese a que algunos senadores sugirieron que el Senado imitara la posición de sus pares de Diputados, quienes se abstuvieron a la hora de la votación "para no poner palos en la rueda", como les endilga el oficialismo.

Lo cierto es que la bancada que conduce el legislador reutemista Ricardo Spinozzi resolvió elaborar su propio despacho de mayoría e imponer su amplio quórum en la votación en el recinto, donde el socialismo sólo cuenta con 5 de los 19 legisladores que componen el cuerpo.

"No podemos extenderle al Ejecutivo la autorización de un nivel de gasto que no va a poder cumplir", resumió el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, Juan Carlos Mercier.

Las modificaciones introducidas por el PJ prescriben el congelamiento al 31 de diciembre de 2008 de los nombramientos en los cargos de planta promovidos por la gestión socialista. El Frente Progresista había aceptado reducir en dos mil cargos los seis mil contemplados en el mensaje original. "Cuando por razones de servicio se requiera la ampliación del número de cargos, el Ejecutivo deberá remitir el proyecto de ley respectivo, fundamentando debidamente dicha ampliación, e informando el destino de los mismos", dice el despacho del PJ.

Además los peronistas dispusieron la distribución de los "saldos no invertidos al 31 de diciembre de 2008" al fondo anticíclico y a la concreción de las denominadas obras menores en distintas localidades del interior provincial. Finalmente dejan establecida "la plena vigencia de la ley 12.510, de administración y control del Estado, a partir del cuarto mes posterior a la promulgación" de la ley de leyes.

Ida y vuelta. El mensaje volverá a Diputados con las modificaciones introducidas por los senadores de la oposición. En la Cámara baja, difícilmente el oficialismo acepte votar las reformas propiciadas por el PJ. En esta nueva instancia legislativa, el oficialismo podría insistir con su ajustada mayoría en Diputados votando el texto aprobado hace quince días y devolverlo nuevamente al Senado. No obstante, en esta última Cámara el justicialismo sí cuenta con los dos tercios necesarios para imponer su criterio en una segunda revisión.

Tampoco habría que descartar, en caso de que en un eventual ping pong parlamentario el justicialismo imponga su número, que el Poder Ejecutivo apele a la facultad constitucional de veto.

Comentá la nota