Senadores dejaron sólo a la mitad a los ambientes "libres de humo"

El criterio de los legisladores de departamentos tabacaleros prevaleció en la sesión del jueves del Senado provincial en la que, contra todas las previsiones, el cuerpo revisó el texto de la ley de "ambientes libres de humo" y aprobó modificaciones.
Los legisladores incorporaron en el artículo 3 de la ley una nueva excepción para el funcionamiento de zonas específicas destinadas a fumadores, "con los debidos requisitos que deberán cumplir los lugares habilitados para fumadores".

De ese modo, si Diputados acepta las modificaciones introducidas en el Senado, en los restaurantes, casinos y boliches habrá espacios donde se podrá fumar, una posibilidad que en el proyecto original estaba descartada pues disponía directamente la prohibición de hacerlo.

Pero los senadores se cuidaron de introducir condiciones para evitar las críticas de los anti tabaco: los espacios para fumadores deberán estar señalizados, ventilados, no podrán ser utilizados como lugares de paso y, además, no superarán el 30% del total del local.

Consecuentes con los cambios, los senadores eliminaron la obligación de los locales de exhibir la leyenda "Salta Libre de Humo de Tabaco".

Sólo una semana antes el presidente de la comisión de Salud, el justicialista Mario Brizuela, había anticipado que el proyecto iba a tratarse con el dictamen favorable al texto que había remitido Diputados.

El legislador, sin embargo, no figuró entre los que se opusieron a las modificaciones. En ese lote sí estuvieron, en cambio, Claudia Silvina Vargas, Pablo Díaz, Raúl García, Manuel Luque, Juan Martín Moreyra, y Leonardo Lunda.

Las primeras reacciones a la sorpresiva decisión de los senadores vinieron desde la Alianza Libres de Humo de Tabaco (ALIAR), cuyos dirigentes no pudieron evitar las modificaciones en el senado y atribuyeron al "lobby" de las multinacionales tabacaleras el voto de los legisladores.

Según la asociación, el texto "no resguarda la salud de la población salteña" y fue sancionado "con argumentos falaces que ocultan que fue hecho a medida de los intereses comerciales de la industria tabacalera y no para garantizar condiciones dignas y saludables para toda la población".

Los senadores que no veían con buenos ojos el texto de Diputados -donde lo había presentado el peronista Eduardo Romero- argumentaban que la prohibición podía afectar a las provincias tabacaleras.

Pero integrantes de ALIAR reiteraron desde que comenzó el debate legislativo que del total de la producción tabacalera, un 85% se exporta, y sólo un 1% se consume en la provincia.

Según Verónica Schoj, coordinadora nacional, las modificaciones de último momento en el Senado fueron "una muestra clara de la influencia que tiene las multinacionales del tabaco sobre nuestros legisladores"

ALIAR sostiene que las leyes que contemplan espacios para fumar en bares y restaurantes, "no se cumplen, no reducen los infartos, son injustas y discriminatorias, son ineficaces y, en consecuencia, no salvan vidas". La organización sostuvo que los senadores desconocieron la opinión de las personas que fuman en Salta que "en un 89% se pronunciaron a favor de la ley de ambientes 100% libres de humo de tabaco", de acuerdo a sus estudios.

Comentá la nota