Una senadora riojana que apoyó la ley obtuvo planes para su municipio

Apenas tres días después de haber votado a favor de la nueva ley de Medios, la senadora por La Rioja, Teresita Quintela, se reunió con el secretario de Empleo de la Nación, Enrique Deibe, para gestionar la reactivación de los programas de Empleo y Capacitación (PEC) que habían sido dados de baja por la Nación. Al término del encuentro, Deibe se comprometió a reponer los cerca de 400 programas que estaban caídos.
Deibe reconoció que La Rioja sufrió un recorte de alrededor de un 40 por ciento de dichos programas y explicó que se debió a un análisis que realizó en el ámbito de Empleo de la Nación.

Teresita Quintela negó ayer que la reactivación de estos programas de empleo transitorio sean en pago a su voto favorable por la ley de medios, tal como la acusó la oposición radical en esta provincia.

"Eso sería un delito que no cabe en mi mente. Tengo una línea de conducta y no la voy a tirar hoy por hoy. Siempre a mis votos los he dado convencida", dijo la senadora en declaraciones formuladas a la radio local Provincia.

Aunque reconoció que "cuestan las relaciones con Buenos Aires, por las distancias, pero si tenemos que decir las cosas, las decimos", concluyó.

La senadora es hermana del intendente de la capital riojana, Ricardo Quintela, -conductor de un importante sector Partido Justicialista riojano- quien días antes del tratamiento de la ley en el Senado había estado reunido con el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

Durante el largo conflicto desatado con el campo, el año pasado, este sector se mostró crítico con el Gobierno nacional y ahora también se dudaba del voto favorable de la senadora Quintela.

En su encuentro con Deibe, Quintela le trasladó la preocupación por la cantidad "importante de jóvenes que quedaron sin ese beneficio que en muchos casos servía para cubrir gastos de estudios, y en otros aportando a la economía familiar". Y, de paso, le anticipó que presentará sendos proyectos para becas estudiantiles y microemprendimientos.

Comentá la nota