Senadora por Jujuy mostró preocupación por la facilidad con que inversores extranjeros adquieren tierras en áreas sensibles

La Senadora jujeña, Liliana Fellner, abundó en diálogo con nuestro medio sobre la adquisición de tierras por parte de capitales extranjeros en áreas patrimoniales de nuestro país, cuyo símbolo en Jujuy es la Quebrada de Humahuaca.
En efecto la legisladora consideró que hay una gran flexibilidad de la legislación de nuestro país que puede derivar en una significativa pérdida de soberanía en zonas de gran sensibilidad, como nuestra quebrada o grandes acuíferos del litoral, teniendo en cuenta la futura escasez, anunciada, del líquido elemental.

Por ello remarcó que la tierra tiene que considerarse como un insumo estratégico y debe preocupar la venta de grandes extensiones de tierra a extranjeros o a empresas extranjeras. "Es pérdida de soberanía nacional y entrega a extranjeros de los recursos naturales".

La legisladora recordó que el primer antecedente fue la venta de una gran extensión de tierras de la Patagonía, a los hermanos Benneton. Allí se da la explotación de las mismas e incluso hubo problemas con comunidades aborígenes. "Cuando estuvo a cargo del organismo nacional Luis D´elía fue a la Patagonia e intentó terminar con esto porque estaban impidiendo el paso de ríos que eran fundamentales para la supervivencia de algunas comunidades".

Pese a que la problemática es conocida en el congreso, no se ha podido articular un proyecto que tome cartas en este asunto. Allí hay iniciativas, como por ejemplo el de la Senadora Giusti, de la provincia de Chubut, jurisdicción muy afectada en esta cuestión. El mismo consiste en poner un límite de un 10 % en la venta por provincia a extranjeros. Al respecto, Fellner opinó que no sólo debe haber un porcentaje, proponiendo discutir la continuación con la política de vender. "Si se va a poner un límite, observar en base a que se establece el porcentaje límite. Un 10 % puede ser mucho o poco dependiendo del territorio".

En esta línea indicó que las provincias y el país tienen que legislar en este sentido, afirmando que en Jujuy "tenemos un gran problema".

Respecto a la legislación vigente comentó que en el año 2006, junto a Alicia Kirchner, por entonces Senadora de la Nación, se impulsó la ley 26160, que declara la emergencia en la propiedad y tenencia de tierras de pueblos originarios. La misma fue prorrogada por tres años más.

Demostrando la gravedad del asunto sostuvo que las tierras se vendían incluso con las comunidades aborígenes adentro, incluyéndolas como un atractivo. "Esto fue una denuncia muy fuerte de una red de turismo comunitario, porque en nuestras yungas se ofrecían tierras, incluyendo como un valor agregado el hecho de que allí vivían comunidades aborígenes".

La ley mencionada frena el tema y da la posibilidad de llegar a una regularización, dado que hasta cuenta con un presupuesto considerable de 30 millones de pesos. Su vigencia se daba por tres años, estimando que en ese tiempo se podía definir la situación de ocupación y tenencia de los terrenos de pueblos originarios aborígenes, designando 10 millones por año, para el pago de peritos, abogados, o de quienes estudian los títulos. "Sin embargo no se pudo llegar a un acuerdo y ahora se prorrogó por tres años más. La aplicación la tiene la Secretaría de Derechos Humanos" indicó la Senadora.

Por ello insistió en que la Argentina está en falta en cuanto a legislación para regular la adquisición de tierras por parte de extranjeros.

Finalmente se refirió a que la Quebrada de Humahuaca. "Cuando se presentó como patrimonio de la Humanidad, se hizo un relevamiento de los lugares, había tierras fiscales y quienes tenían propiedades, donde había comunidades aborígenes, etc. Hoy vemos una gran construcción de hoteles, por lo cual la Secretaría de Turismo y Cultura de la Provincia debería tener los datos sobre quiénes son los dueños de esas construcciones que antes no estaban, porque de lo que estamos seguros es quebradeños no son dueños de esos hoteles".

En este sentido consideró que no está mal que vengan inversiones a nuestro patrimonio, pero hay que trabajar sobre las proporciones. "Si el rédito para los pobladores es mínimo, es una política equivocada" sostuvo.

Además dijo que en la puna se cuenta con grandes extensiones de tierra, cerca de los andes, con otras riquezas en cuanto a recursos naturales. "El tema es para preocuparse y es algo para que trabaje la legislatura jujeña".

Comentá la nota