La Senadora intenta explicar su cambio político

La senadora por Tierra del Fuego María Rosa Díaz, quien junto con el senador José Martínez recientemente abandono al sector del ARI nacional con fuertes críticas a Elisa Carrió y su Coalición Cívica, realizó declaraciones en un medio gráfico nacional en el cual justificó algunas acciones políticas.
"Para nosotros había dos aspectos a considerar: uno era el legal; el otro, el sentido de la oportunidad. En el primero, más allá de que nos guste o no, el Gobierno estaba en todo su derecho a recurrir al Congreso para pedir una modificación del Código Electoral y así cambiar la fecha de las elecciones. No es que el Congreso fue salteado o que fue una decisión autoritaria", señalo la funcionaria. Asimismo agregó que, "con la misma legalidad se manejaron, desde sus Constituciones, por ejemplo, Mauricio Macri en la Ciudad y Hermes Binner en la provincia de Santa Fe. En cuanto al sentido de la oportunidad, lo mismo. Los Kirchner miraron su conveniencia electoral, es cierto. Pero también lo que pueda llegar a ocurrir con esta crisis internacional después de julio. Lo mismo hicieron Macri y Binner".

La entrevista publicada por la revista DEBATE refleja la postura de la senadora Díaz de la siguiente manera:

¿Qué cambia para la política fueguina?

Al distrito de Tierra del Fuego ni lo beneficia ni lo perjudica. Da lo mismo que sea junio que octubre. Tenemos bien claro que esto va a ser un plebiscito sobre la gestión porque así se lo toma en todo el país. Y nosotros, que somos oposición pero que también gestionamos, vamos a vivir este plebiscito esperando que la gente se pronuncie. Después, cuando la elección pase, llegará el turno de dar el debate que corresponde, fuera de toda esta intencionalidad electoral

Esta decisión la acompañan con el abandono del ARI.

¿Por qué?

No es que abandonamos: presentamos la renuncia al ARI nacional, un lugar donde ya no nos contenía y en el que hace rato no nos referenciábamos. Aun así, seguimos siendo parte del proyecto de la gobernadora Fabiana Ríos y tenemos una muy buena relación con ella y con los legisladores provinciales y compañeros del ARI de la provincia. Sí nos vimos sometidos a la no aceptación del ARI nacional, quedó reducido a la Coalición Cívica. Si hubiera sido por ellos, hubiéramos tenido que votar en contra de cuestiones con las que estábamos de acuerdo, como la estatización de las AFJP o de Aerolíneas.

Además, de esta forma, quisimos evitar cualquier tipo de presión extra, porque Elisa Carrió había manifestado públicamente la necesidad de que fuéramos expulsados del partido. Y estaba la amenaza velada de la intervención. Entonces, nos pareció que lo más honesto que podíamos hacer era trasparentar nuestras diferencias y tomar las decisiones que consideráramos mejor para nuestro distrito.

El ARI tuvo una importante deserción en los últimos años, con cuestionamientos similares. ¿Por qué ahora?

Es ahora, pero es un proceso que viene de largo. El ARI de Tierra del Fuego, por ejemplo, votó el no ingreso a la Coalición Cívica. Lo que pasa es que nos veníamos salvando de la intervención porque Fabiana Ríos, que tiene que gestionar, tiene vínculos afectivos con la doctora Carrió. Fue por eso y para no afectar, supongo yo, la gobernabilidad en el distrito. No fue lo que ocurrió con los compañeros de Mendoza, de provincia de Buenos Aires, de Capital, lugares en los que, cuando se quiso poner en debate algunas cuestiones que el ARI nacional estaba abandonando, se respondió con la intervención.

Cuando se producen salidas como las de ustedes de un espacio opositor se habla de cooptación. ¿Qué les dicen a los que ya los tildan de ese modo?

La mala intención, o la mala interpretación, de mi postura corren por cuenta de quien las piensa o las dice. Honestamente, considero que estamos transparentando una situación que se había tornado insoportable. Y quisimos hacerlo antes, justamente, de votar a favor del adelantamiento para que el partido, en la provincia, no sufra las consecuencias.

Desde el ARI los acusaron de usar la legitimidad de Carrió para ganar sus bancas .

Eso es pecar de soberbia. En Tierra del Fuego todos y cada uno de los que estamos participando del espacio somos militantes que, desde hace mucho tiempo, tenemos un recorrido social, sindical, político reconocido. Además, Carrió ni siquiera fue a nuestro distrito a ayudarnos con la campaña y, en algunos casos, preferimos que no fuera. A Carrió no le debo nada. Lo que soy se lo debo al pueblo de mi provincia.

¿Cuánto de su voto se relaciona con la precaria situación económica que atraviesa hoy la provincia?

La provincia, es cierto, está atravesando grandes dificultades, pero son dificultades que se heredaron. A los que le ponen suspicacia les digo que una cosa es ser oposición sin gestionar y otra muy distinta es ser oposición gestionando. Hay cuestiones que tenemos que discutir y negociar con el gobierno nacional. Y negociar significa, en algunos casos, renunciar a algunas cuestiones y que del otro lado también se renuncien a otras. Si cada cosa que consigo para la provincia se va a malinterpretar, se va a leer como connivencia, entramos en una actitud mezquina que no le sirve a nadie, y que subestima las decisiones que el senador José Martínez o yo podamos tomar.

Las cosas en las que coincidimos, no está mal aprobarlas. Podemos hacerlo, porque decimos también las cosas en las que no estamos de acuerdo.

¿Lo discutieron con la gobernadora Ríos? ¿Ella está de acuerdo con esta ruptura?

Fabiana es una persona muy respetuosa de nuestras decisiones y no la pusimos a ella en el medio de este debate. Fue una postura que discutimos con algunos sectores de la provincia y con el senador Martínez. Ella lo aceptó respetuosamente, con el mismo respeto con el que nos vinculamos desde siempre.

El diálogo entre Ríos y Carrió, ¿es tan distante como parece?

Desconozco, porque cuando la gobernadora viene a la ciudad de Buenos Aires no sé con quién habla y con quién no. Además, no le pido cuentas de lo que hace o de su vínculo o no con la Coalición. Su relación con la Coalición Cívica es una cuestión que ella tiene que definir y manejar de acuerdo a sus condiciones políticas.

La formación de la Coalición Cívica y las alianzas recientes de Elisa Carrió, entonces, forma parte central de esta disidencia.

Es lo central. Lejos ha quedado el ARI nacional, diluido totalmente en la Coalición Cívica, de aquellos principios por los que se juntaron, en otra época, Carrió, Alfredo Bravo y Graciela Ocaña, por ejemplo. Por lo menos el senador Martínez y yo consideramos que muchas de esas cuestiones han sido abandonadas. Esto de juntarse con todos o con cualquiera con tal de oponerse a algo no lo compartimos.

Comentá la nota