Senador tandilense se queja por los escasos recursos que se transfieren a los municipios

Carlos Fernández insiste en que sólo una nueva ley de coparticipación que aumente los recursos coparticipables a las provincias y las transferencias a los Municipios lograría un cambio sustancial en la calidad de vida.
El senador tandilense de la Unión Cívica Radical, Carlos Fernández, redobló sus críticas al kirchnerismo, al plantear en una carta abierta que el uso que el Gobierno central pretende dar a las reservas del Banco Central afectará la "calidad de vida" de todos, en especial de los habitantes de los municipios como Tandil que reciben menores porcentajes de coparticipación.

Fernández, quien desde que llegó al Senado bonaerense profundizó sus críticas al justicialismo, advirtió a través de varios conceptos sobre cómo "afecta nuestra vida cotidiana el escándalo (por la) utilización de reservas (del) Banco Central".

El legislador entiende que asistimos a una "distorsión existente, donde del total de recursos públicos, el 75 por ciento se concentra en el nivel nacional del Estado; el 25 por ciento restante se distribuye entre todas las provincias y en aquellas que lo tienen establecido se les da un porcentaje menor a los municipios".

Al respecto agregó que en la provincia de Buenos Aires "del total que percibe se redistribuye el 16 por ciento a los municipios".

"Está claro que durante el año pasado la decisión política adoptada por la mayoría kirchnerista del Parlamento fue no tocar la Ley de Coparticipación (determina cómo se distribuyen los recursos) y sí modificar la Ley de Responsabilidad Fiscal (permite endeudarse a las provincias)", se quejó el senador bonaerense.

Fernández recordó que lo anterior "ha generado que ya hoy 14 provincias estén discutiendo la distribución de recursos con la presentación de demandas frente a la Corte Suprema de Justicia de la Nación".

El integrante de la oposición bonaerense denunció que en el caso de "Buenos Aires, la decisión fue financiar con deuda un desequilibrio financiero de 10.700 millones de pesos".

El senador insistió con sus críticas: "El ruido generado a nivel nacional producto de las impericias con las que se ha manejado el tema provoca inconvenientes para el retorno de la Argentina al mercado internacional de crédito, con mucha mayor razón para una provincia de la Argentina".

En base a ello, sostuvo que "las partidas presupuestarias contienen decisiones políticas, porque se ha decidido invertir tantos pesos en seguridad, en vivienda, en salud, y si los fondos para solventar esas partidas no se encuentran, obviamente esas decisiones no se ejecutarán".

Lo cierto es que el tandilense remarcó que "pareciera entonces un encadenamiento lógico de análisis relacionar estas decisiones con deterioros en la calidad de vida de los argentinos y de los bonaerenses en particular".

"Creo que el respeto por las instituciones, el seguir los pasos reglados por la ley, la búsqueda de consenso y la discusión central por la distribución justa de los recursos públicos son las claves sobre las que debemos asentar un proceso de cambio que nos lleve a un Estado distinto, que nos permita realizarnos como ciudadanos" cierra el senador, tras los duros cuestionamientos.

Comentá la nota