El senador Mor Roig reclamó un “mayor compromiso real del Estado en las políticas de producción”

Este sábado por la tarde, en el salón La Protectora de la capital bonaerense, se desarrolló con éxito la Segunda Jornada Pluralista de Asuntos Políticos “El campo y la producción”, un encuentro de debate político pluripartidario organizado por Pampa Sur.
En el cónclave se trataron temas relativos a la problemática agropecuaria, con la premisa de plantear un nuevo marco nacional de respeto y tolerancia, fomentando la diversidad ideológica y el diálogo entre distintos signos partidarios.

La Jornada contó con la participación de diputados, senadores y representantes de la actividad pública y privada, y estuvo dividida en dos bloques.

En ese marco, el senador bonaerense por la Coalición Cívica, Javier Mor Roig, que centró su exposición en el tema “Potencial Frutihortícola de la Región Capital”, expresó que “el campo es el motor de la economía argentina”. Y se permitió además algunas opiniones respecto del conflicto del Estado nacional con el sector agropecuario: “Se quiso transformar un Estado federal en un Estado centralista, con el objetivo de hacer caja”.

Asimismo, Mor Roig señaló la “despolítica agropecuaria” que tiene l país, y que “se ve en la Provincia”. “Tuvieron que pasar 11 meses para que (el gobernador bonaerense, Daniel) Scioli se diera cuenta de que fue un error degradar el Ministerio de Asuntos Agrarios en Secretaría, además de que no existían políticas en ese sentido”.

“’Ese no es un problema de la Provincia, es nacional’, dijo Scioli. ¿Pede un gobernador decir que no tiene soluciones en ese sentido?”, se preguntó el senador, y agregó: “Lejos de defender la producción bonaerense, Scioli optó por la alineación automática al Gobierno nacional”.

Y pasó luego a su exposición en el cónclave: “Nadie se imaginaría que la mayor producción de alcauciles del país es de La Plata, que es el primer productor. Como también en tomates”.

“Existe un sector productivo platense del cual viven numerosas familias –informó-. Se encuentran empleados más de 10 mil trabajadores. Pero el sistema actual tiene problemas, y muy graves. En la década del ’80 casi desapareció el tomate platense”.

“El estado deja la cuestión librado al azar, a que el productor trabaje como pueda. Pero cuando crece, allí interviene”, puntualizó Mor Roig, para después agregar: “Existe una extrema precariedad laboral y sanitaria. Y también aquí el Estado aparece ausente”.

“Otro tema, también, es que los insumos aumentaron en dólares. Pero el Estado está ausente en la planificación de políticas. Ninguno de los gobiernos municipales se encargó de fomentar la producción frutihortícola. Hay que unificar estándares de calidad: el agro y la industria”, puntualizó Mor Roig, para finalizar reclamando un “mayor compromiso real del Estado en las políticas de producción”. (www.agencianova.com)

Comentá la nota