El senador Jorge Colazo y su esposa Ana Córdoba fueron procesados por enriquecimiento ilícito

En un fallo inédito en la historia de la provincia, contra un gobernador y con relativa celeridad, la juez María Cristina Barrionuevo, resolvió el procesamiento de Jorge Colazo y su esposa Ana Córdoba; por el delito de “enriquecimiento ilícito”.
La magistrada entiende que hay un patrimonio sin justificar por más de un millón de pesos, en el período de dos años en que la pareja conducía los destinos de la provincia. Además del procesamiento se trabó embargo sobre los bienes del matrimonio por un millón de pesos, siendo procesados además el hermano de Colazo, Daniel Colazo, y el ex funcionario de Obras Públicas, Pedro Bernal; como testaferros.

En su fallo la jueza sostuvo que el aumento patrimonial del matrimonio entre Jorge Colazo y Ana Córdoba presenta un aumento patimonial “injustificado” en el período comprendido entre enero del 2004 a enero del 2006 –en el plazo en que estuvieron en el Gobierno de la provincia-, por la suma total de $1.174.687,41”.

Barrionuevo concluye además que fueron falseados datos en la declaración jurada que presentó la pareja, por lo que además de ser procesados por “enriquecimiento ilícito”, se les aplicó la carátula de “falsedad de declaración jurada”, y se les trabó un embargo preventivo por un millón de pesos.

La causa tuvo un pronunciamiento de primera instancia de parte de la jueza con relativa celeridad, ya que la misma hasta mediados de este año estuvo instruyéndose en el Distrito Judicial Norte, en el fuero de instrucción del Dr. Héctor Ochoa, quien luego declaró su incompetencia en la causa por que el supuesto delito tenía como punto de radicación la ciudad de Ushuaia, hacia donde salió la causa que recaló en el juzgado de Barrionuevo.

Finalmente, según publica El Diario del Fin del Mundo, el fallo de la magistrada también comprendió a Daniel Colazo –hermano del ex gobernador- y Pedro Manuel Bernal –ex funcionario colacista- a quienes se procesó por el delito de “persona interpuesta para disimular un enriquecimiento ilícito”, al ser considerados “testaferros”. Además se trabó embargo sobre sus bienes por la suma de 300 mil pesos.

Comentá la nota