Senador que huye puede renovar

Senador que huye puede renovar

Es el histórico senador provincial del norte. Confirmó que irá por su reelección en un frente que llevará a Bonfatti como candidato a gobernador. Ayer al presidente del Partido Justicialista le llovieron los pedidos para que lo expulse.

El histórico senador peronista del departamento 9 de Julio, Joaquín Gramajo le dio una sonora patada al tablero político al anunciar que competirá por su reelección pero "acompañando a Antonio Bonfatti como candidato a gobernador" en una coalición a la que llamó Frente Amplio y Federal. El presidente del Partido Justicialista de Santa Fe Ricardo Olivera tomó con ironía la pirueta del senador y se preguntó si no será "un frente inspirado en Tabaré Vázquez y en (Miguel) Pichetto", en referencia a lo de amplio y federal. Pero reconoció que "me llovieron los llamados para que iniciemos el proceso de expulsión" del PJ de Gramajo. Por su lado, el diputado socialista Eduardo Di Pollina aseguró que "siempre dijimos que había que ampliar el Frente Progresista a otros sectores, así que estos posicionamientos no deben sorprender", justificó.

"Lo voy a acompañar en un frente que se llama Frente Amplio Federal, al doctor Antonio Bonfatti", dijo Gramajo y armó el revuelo.

"Lo voy a acompañar en un frente que se llama Frente Amplio Federal, al doctor Antonio Bonfatti. Y lo quiero explicar: Yo no voy a dejar de ser justicialista, mis ideales no los negocio, no los vendo. Pero sí los respeto mucho y esto me lleva a este frente al que se va a incorporar un sector del justicialismo. Esto me permite a mí no sólo pensar en llegar, el compromiso más grande es después de llegar, qué hacer por la gente que te votó", se despachó Gramajo en declaraciones a un canal de televisión de la localidad de Tostado.

"Lo conozco a Gramajo desde hace muchos años y conozco su trabajo territorial, pero desde lo político él ha tomado algunas decisiones que hacen que a mí no me sorprenda lo que va a hacer", dijo Olivera y agregó que "si ustedes recuerdan fue una de las pocas voces en la provincia que estuvo de acuerdo con la intervención del Partido Justicialista". El presidente del PJ dijo también que "mi mayor sorpresa pasa por el otro lado. Cuando vos escuchás que tanto Miguel Lifschitz como Bonfatti hablan de ampliar el espacio progresista, me parece que un socio como Joaquín no reúne los requisitos de progresista".

Olivera agregó que "yo no soy quien para decidir o no su expulsión, pero el partido tiene un órgano que es el Consejo Ejecutivo y también está el Tribunal de Disciplina que son los estamentos que deben deliberar al respecto". Pero el dirigente insistió: "A mí no me sorprende la actitud de Gramajo, sí me sorprende que el primer aliado que consigue el Frente Progresista sea este hombre que de progresista no tiene nada".

Por su parte Di Pollina aseguró que "yo hace más de un año que vengo insistiendo en que el Frente Progresista, tal cual lo habíamos concebido, no podía seguir así. Porque un sector importante del radicalismo emigró a Cambiemos y nosotros ante esa nueva realidad entendemos que el Frente -que siempre fue plural- tenga que estar abierto a otros dirigentes que compartan los pilares de este proyecto político que nos ha llevado tres veces a ganar a la gobernación de Santa Fe".

Di Pollina se encargó de destacar que esa ampliación del frente "no sólo se refiere a sectores del partido justicialista y a muchos gremios peronistas de la provincia, sino que también se extiende a organizaciones sociales de todo tipo que comparten nuestro ideario político". Di Pollina aceptó que hay sectores más o menos permeables a una alianza con sectores del justicialismo pero aseguró que "lo importante es que esas diferentes miradas vayan acercándose al objetivo mayor que pasa por lograr un crecimiento del Frente Progresista pero no sólo por cuestiones electorales sino como dinámica de un espacio político moderno y dinámico".

Coment� la nota