El senador Honores se siente cada vez más ganador a pesar del millar de impugnaciones tandilenses

Ayer los radicales tandilenses concretaban las presentaciones por las que se impugnan más de mil sufragios provenientes del Partido de La Costa. Enojado, el funcionario lunghista se dijo estar dispuesto a agotar todas las instancias, incluso denunciará el fraude ante la justicia penal. Su contrincante Marcelo Honores, en tanto, mucho más relajado insiste en su triunfo. Los números del Comité provincial hasta ahora están en esa sintonía.
La Quinta Sección electoral, a partir de la escandalosa disputa interna del radicalismo que tiene como protagonismo al lunghismo, comenzó a ganarse el espacio en los medios nacionales, dado las graves acusaciones que ya dejaron de resultar "picardías" para transformarse factiblemente en planteos judiciales penales.

Así lo dejó de manifiesto el propio Carlos Fernández desde Buenos Aires, donde en la Junta Electoral se disputaba voto a voto, impugnación tras impugnación.

Tanto el candidato local como el senador provincial Marcelo Honores, insistían ayer en adjudicarse la victoria, sin bajar el tono de sus serios planteos sobre lo que consideran haber sido víctimas de fraude.

En medio del fuego cruzado, se conocieron los datos suministrados por el Comité Provincia de la UCR, resultando la lista 15 de Honores la ganadora con 6.205 votos, contra 5.446 de la lista 126 de Fernández, mientras que el tercer lugar fue para el titular del bloque de senadores provinciales de la UCR, Jesús Porrúa, con 4.288 votos.

Tanto Honores como Fernández reconocieron dichos datos, aunque éste último entendía que al impugnarse un millar de votos, el triunfo se volcaba a su favor.

Más precisamente en la Junta electoral hay pedidos de impugnación sobre algunas mesas del municipio de La Costa (donde Honores obtuvo 1.161 votos y Fernández 119) y de Tandil (con 1.079 votos para Fernández y 7 para Honores). La Junta Electoral definiría mañana las impugnaciones de esas mesas, por lo que podrá cambiar el resultado de la elección.

Por un lado, Honores se dijeron "convencidos de la impugnación (desde Tandil se corrige y se habla de votos recurridos) de las mesas de Tandil, donde se cometió fraude porque votaron 260 personas que no están en el padrón emitido por la Junta Electoral partidaria".

Sin embargo, Fernández impugnó las mesas de Santa Teresita y San Clemente del Tuyú en el Partido de la Costa, donde "nos dieron las direcciones equivocadas de las escuelas donde se iba a votar y cuando llegamos a las correctas, en los primeros 40 minutos de votación ya había 709 votos y en las nueve horas siguientes sólo votaron 30 personas", supo denunciar el funcionario tandilense.

En el comité Provincia de la UCR anoche continuaban recibiendo los votos de los distintos distritos en los que se votó el domingo, aunque la disputa pareciera que derivaría en la justicia electoral, primero, y en la penal más luego, aunque ante los tiempos acotados, todo correría a favor del actual senador.

Honores, con la confianza intacta

Sabedor que hasta el momento la suerte estaría corriendo a su favor a partir de los votos que la Junta electoral cuente y desestimando las impugnaciones que desde Tandil se hizo, el senador Honores habló con el programa Examen Final para insistir en adjudicarse la victoria.

"Nosotros tenemos confianza y creemos que la Junta electoral del Partido de La Costa tuvo que haber cumplido su cometido, por lo que estamos esperando esos resultados y con total claridad vamos a aceptar lo que la Junta resuelva y si hay que ir a la justicia lo haremos, vamos a contribuir a que esto sea lo más transparente posible", señaló un tranquilo Honores, también sabedor de que en la Junta Electoral hay opiniones muy cercanas a sus intereses.

Sobre el cambio de escuelas Honores dijo que fueron informados que se habían producido modificaciones en el lugar de votación en función de decisiones del Consejo Escolar en último momento.

"Si se llegara acreditar que hubo irregularidades en los votos de La Costa y se cayeran los votos de Tandil que nosotros denunciamos, seguiría sosteniendo una diferencia a nuestro favor que sostendría nuestro triunfo", subrayó el senador.

Honores reconoció el perjuicio que esta discusión ha generado en el radicalismo, indicando que "obviamente que ante el acotamiento de los plazos nos estamos ocasionando un daño recíproco. Pero bueno, cualquiera de los intervinientes tiene ese recurso y lo puede ejercer".

"Obviamente -continuó- que se ha afectado el desarrollo normal del comicio, uno tiene la tranquilidad de haber contribuido desde lo que podía ser nuestro distrito y la mayoría de los distritos con total transparencia. En nuestro distrito no hubo ninguna objeción y fue un ejemplo y de alegría al finalizar el comicio, ahora, situaciones de esta índole se han presentado y se presentan, nosotros no la buscamos".

Comentá la nota