El Senado vota esta semana el impuestazo tecnológico que favorece a Tierra del Fuego

La Cámara alta aprobará con cambios la suba de gravámenes, con el doble de IVA, a bienes tecnológicos. La Ley debe volver luego a Diputados, para su sanción definitiva
El proyecto que grava con impuestos internos y duplica el IVA a productos electrónicos será votado esta semana en el Senado y volverá a la Cámara baja para su sanción definitiva.

En tanto, los senadores

comenzarán a tratar en comisión el Presupuesto 2010 y la prórroga de impuestos por 10 años.

La ley sobre Impuestos Internos grava a bienes tales como celulares, equipos de aire acondicionado y GPS.

En Diputados se eliminó del proyecto del Ejecutivo a las notebooks y netbooks, que no serán gravadas con esta suba de impuestos.

En tanto, se incluyen objetos de uso casero, como calentadores eléctricos, secadores de pelo, estufas eléctricas y todos los demás "aparatos electrotérmicos de uso doméstico".

La tasa efectiva de impuestos internos para estos bienes es del 20,48%, aunque la nominal es de 17%. Ya la pagaban los televisores, radios, grabadores y hornos microondas.

Además, se elimina la tasa de imposición reducida del IVA al 10,5% sobre esos bienes electrónicos, y se dispone la aplicación de la tasa general del tributo del 21%.

El impacto en los precios llegaría a 34% en el caso de los celulares y a 15% para las PC.

De todos modos, por un decreto que favorece con quita de impuestos a los productos electrónicos que se produzcan en Tierra del Fuego, los importados y los producidos en otras provincias tendrán que competir con los bajos precios que podrán ofrecer las empresas radicadas en la provincia austral.

La iniciativa con media sanción de Diputados había sido cuestionada tanto por la oposición como por el Gobierno debido a que en la Cámara baja se modificó un renglón, en el rubro aire acondicionados, por el que resultaba beneficiada una sola empresa. Esto será corregido por el Senado, y por eso el proyecto deberá regresar a la cámara iniciadora.

A pedido del diputado Gustavo Marconato, presidente de la comisión de Presupuesto de la Cámara baja, en el texto de la ley se había modificado la protección a la producción de aires acondicionados de hasta 6.000 frigorías para extenderla hasta 6.000 toneladas, beneficiando a una sola empresa, lo que fue frenado por la presidenta Cristina Kirchner en persona.

Sobre la iniciativa, el presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte), Alejandro Mayoral, afirmó que en Tierra del Fuego "existe un proceso productivo" vinculado a esa actividad, y destacó que en él "se utiliza mucha mano de obra local, más de 4.000 trabajadores". Negó que gravar los importados con mayores impuestos vaya a tener como consecuencia una suba en los precios de los productos electrónicos.

En respuesta, el presidente de la Cámara de Informática y Comunicaciones (Cicomra), Norberto Capellán, sostuvo que "no se puede promover la industria a expensas de los consumidores ni de las empresas que invirtieron y generaron empleo en el país en los últimos años".

El directivo aseveró que "no hay plan de promoción nacional que se pueda desarrollar a partir de la suba de un impuesto. Esto va a dar beneficios a unas pocas empresas", enfatizó.

Por su parte, el presidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Carlos De la Vega, afirmó que, con la suba de impuestos a los electrónicos, "se encarecerán productos que hacen al desarrollo", y alertó que eso "significaría un estímulo para el mercado ilegal".

En celulares, uno de los productos por los que más se pelea, se trata de un negocio de 10,5 millones de unidades importada frente a unas 200.000 unidades que se producen en el país. Según los empresarios importadores, los planes de expansión local solo incluyen incrementar la producción en 300.000 unidades anuales, por debajo de la necesidad del mercado.

Comentá la nota