Senado: tres indecisos votarán en contra, pero igual se aprobaría la ley

Son dos fueguinos y un catamarqueño. El oficialismo dice que igual le dan los votos.
A medida que se acerca el día para votar en el Senado el adelanto electoral --el próximo jueves--, se terminan de definir los números: el kirchnerismo reconoció ayer que los tres "indecisos" que había en la Cámara alta no se sumarán al proyecto que impulsa el Gobierno.

Sin embargo, en el oficialismo aducen que no hacían falta: el jefe de bloque Miguel Pichetto insistió que tiene con él 39 voluntades (que podrían ser 40 si suma al neuquino Horacio Lores) de los 37 necesarios para aprobar la ley. Es decir, que el adelanto de elecciones tendría el camino allanado en el Senado, donde ayer la mayoría kirchnerista firmó el dictamen.

También ayer, el Presidente Provisional José Pampuro --quien ratificó los números oficiales-- reveló el destino de los tres que hasta ahora no habían anunciado cómo votarán: los senadores del ARI de Tierra de Fuego María Rosa Díaz y José Martínez "votarán en contra", reconoció. Con ellos podían contar hasta 42 votos.

El oficialismo tenía esperanza en estos legisladores, porque esperaba que la gobernadora Fabiana Ríos les ordenara votar con el Gobierno, después de que se giraron a la provincia $ 35 millones para paliar su crisis económica. Igual, hubo un adelanto en la sesión del miércoles en Diputados, cuando los dos representantes del ARI fueguino votaron en contra.

Pampuro también dijo por radio que el catamarqueño Ramón Saadi "es muy probable que se abstenga o vote en contra". Saadi era el tercer "indeciso" que no había anunciado cómo votaría (y no lo hizo aún públicamente). Su caso es muy particular: en julio de 2008 sorprendió a todos cuando votó a favor del Gobierno en la resolución 125 y entonces se habló sobre un supuesto "intercambio de favores", entre ellos que su hermana Alicia sería designada en un alto cargo en el Banco Nación. En los hechos, se había sumado al kirchenrismo.

Tanto, que el 8 de marzo se integró al Frente para la Victoria en la elección en Catamarca, aunque quedó mal parado en esa alianza. En el acto de cierre de campaña él permaneció abajo, en la calle, mientras su prima, la vicegobernadora K Lucía Corpacci, lo invitaba desde el micrófono ("¡suba compañero Ramón, suba que hay lugar para todos!", fue la frase que se convirtió en un ringtone catamarqueño). En el palco estaba Néstor Kirchner y ni siquiera sonreía. Después, un día antes de la derrota, Saadi anunció que se rompía la "unidad" del PJ y que dejaba el bloque oficialista del Senado, pero aún no lo oficializó.

Por otro lado, a favor del oficialismo está que parece más cercana la inclusión del voto del neuquino Lores (votó contra la 125): los diputados del Movimiento Popular Neuquino estuvieron a favor del Gobierno. Además, otros "rebeldes" de entonces no tendrán la misma actitud ahora. La chaqueña Elena Corregido, a quien le ofrecieron al Comisión de Medio Ambiente, está a favor de adelantar las elecciones al 28 de junio, igual que la riojana Teresita Quintela, hermana del intendente de La Rioja, que resultó muy favorecido con fondos de la Nación. Los otros fueron Roberto Urquía y Rubén Marín, ya designado vicepresidente del Senado y otra vez K.

En el bloque también cuentan como propia a la rionegrina María José Bongiorno, quien había amagado con irse de la bancada detrás de Carlos Reutemann. En ese momento habló con Pichetto, quien la convenció de quedarse. Los K dicen que a cambio aceptaron que los empleados de su "jefe político", el diputado Julio Arriaga --quien se fue al bloque de Felipe Solá-- mantuvieran sus contratos en la Cámara Baja. Igual, ayer Bongiorno hizo trascender que aún no decidió su voto. Un nueva "operación" para asustar a Pichetto, aseguran.

Comentá la nota