El Senado reformó la Ley de Responsabilidad Fiscal

Quedaron sin efecto, hasta fines de 2010, la prohibición para emitir deuda por un valor superior al 15% de los ingresos corrientes, y la imposibilidad de cerrar el ejercicio fiscal del año con déficit financiero. De esta manera, varias provincias que tienen sus cuentas en rojo evitarán la emisión de cuasi monedas. Afirman que Tierra del Fuego prevé un endeudamiento por 100 millones de dólares.
El Senado de la Nación aprobó ayer por mayoría la reforma de la Ley de Responsabilidad Fiscal, por medio de la cual quedaron sin efecto por dos años los topes de gasto y endeudamiento para las provincias. La norma deroga hasta fines de 2010 varios artículos de la normativa, entre ellos el que indicaba que la tasa de incremento del gasto público primario de las provincias no podría superar la tasa de suba del PBI. El proyecto fue convertido en ley por 35 votos contra 17.

La iniciativa del Poder Ejecutivo nacional era alentada con firmeza por una decena de provincias, que aguardaban la sanción del Senado para avanzar en un programa de emisión de deuda cercano a los 2.280 millones de dólares, destinado a enfrentar la crítica situación financiera de sus distritos y a la vez evitar tener que recurrir a las cuasimonedas.

El miembro informante del oficialismo, Fabián Ríos, sostuvo que "la ley fue beneficioso para la economía nacional y la economía provinciales", ya que "sirvió para no repetir la peor época de los 90, donde la política era gastar sin control y endeudarse".

Asimismo, remarcó que "esto es un régimen de excepción para amortiguar el impacto sobre las economías provinciales que soportaron un cúmulo de contingencias", entre ellas la crisis financiera internacional.

Del mismo modo, proyectó que "esto va a ser corregido durante el 2010 porque vamos a tener un crecimiento sostenido y vamos a llegar al 15% de coparticipación", lo cual "va a permitir a las provincias cerrar sus cuentas en el 2010".

Por su parte, Horacio Lores, del Movimiento Popular Neuquino, argumentó que "en una situación de crisis económica global como la que nos toca vivir, en la que los niveles de recaudación han caído y los gastos de las administraciones provinciales siguen creciendo, por tratarse principalmente de erogaciones en salarios, el déficit presupuestario está instalado sin que se vislumbre su reversión en el corto plazo".

En ese marco, "flexibilizar el límite de endeudamiento provincial y permitir el aumento del gasto corriente es una medida coyuntural e imperiosa dada la situación financiera de mi provincia".

No obstante, aseveró que "no se debe dejar de lado la solución de fondo, que es el retrasado acuerdo fiscal entre Nación y provincias para modificar la reasignación de fondos nacionales al conjunto de las provincias, y los criterios de equidad que deben existir entre éstas para lograr una justa distribución de los recursos coparticipables".

El jefe del bloque oficialista, Miguel Ángel Pichetto, cerró el debate diciendo que esta Ley se debe votar por "problemas de mala gestión en las provincias argentinas".

"Es fundamental que este año abordemos la situación del endeudamiento de las provincias. Es el momento para hacerlo. Si además salimos hacia delante, avanzamos en una renegociación del canje de deuda, el país, a partir de 2010, va a ser otro país".

En tanto, desde la oposición el radical Gerardo Morales consideró que "este proyecto es una respuesta centralista unitaria a los problemas que tienen los gobernadores ante el déficit fiscal", y remarcó que "es un proyecto para someter a los gobernadores".

Aire para las provincias

Para una decena de distritos la sanción del proyecto es fundamental para equilibrar sus problemas de caja y asegurar el pago de salarios, previniendo cualquier escenario de conflicto social. En función de ello los distritos con un panorama fiscal más comprometido proyectan un programa de emisión de deuda que ronda los 2.280 millones de dólares hasta fin de año.

De acuerdo a fuentes de los gobiernos provinciales citadas por el matutino porteño El Cronista Comercial, a la cabeza de esa estrategia aparecen Buenos Aires y Córdoba. Mientras la administración de Daniel Scioli prevé una emisión cercana a los 1.300 millones de dólares, la gestión de Juan Schiaretti negocia desde hace meses una colocación de 150 millones de la misma moneda.

A su vez, Mendoza y Chubut proyectan emisiones por 150 millones de dólares, en tanto que Chubut y Tierra de Fuego contemplan un mínimo de endeudamiento de 100 millones de dólares.

Finalmente, El Cronista citó que la expectativa de las provincias es que la ANSeS se convierta en el principal tomador de sus bonos, aunque analistas del sector advierten que esa posibilidad podría ser utilizada por la administración Kirchner para "disciplinar" a los gobernadores "díscolos", aprovechando las dificultades de la crisis para acceder al crédito en el mercado externo.

Comentá la nota