El Senado provincial pidió ahondar el debate y el bloque del PJ votó dividido

Lo hizo a través de un proyecto de resolución. Quieren garantizar la participación de las provincias y de todos los poderes del Estado.
La ley de Servicios Audiovisuales que comenzó a tratarse en el Congreso generó, ayer, un largo debate en la Cámara de Senadores de la provincia que aprobó un proyecto de resolución pidiendo mayor amplitud y profundidad en la norma que regulará el funcionamiento de los medios de comunicación del país.

Con 23 votos a favor y 6 en contra, el Senado mendocino solicitó a los legisladores nacionales que se tome el tiempo que sea necesario para discutir una herramienta de suma importancia en el funcionamiento de la democracia.

El texto había tomado estado parlamentario el lunes y se expresaba en términos más duros debido a que solicitaba a los congresales por Mendoza que evitaran o rechazaran cualquier aprobación o la votación apresurada de un proyecto de ley de Medios antes del recambio legislativo votado el 28 de junio. Sin embargo, las críticas no tardaron en llover y ayer se consensuó un escrito más "blando" pidiendo el debate y la difusión de las propuestas.

Esta discusión que debe hacerse no sólo en las provincias y municipios sino también dentro de los ámbitos de los tres poderes del Estado y de diferentes entidades intermedias.

El proyecto fue redactado en conjunto por legisladores cobistas, radicales, demócratas y justicialistas pero -a diferencia de lo que se pueda pensar- fue impulsado por un senador oficialista. Miguel Serralta, así, reafirmó su intención de pedir mayor información en todos los ámbitos antes de sancionar una ley de manera apresurada.

Los peronistas Héctor Gómez, Luis Ruzo (presidente de bloque) y Néstor Otero también apoyaron la iniciativa de su colega; en contraposición con los mandatos del gobierno nacional. De la bancada, hubo dos ausentes y fueron Eduardo Fonzalida (que se retiró antes de votar) y Miriam Gallardo. El resto del oficialismo (5 legisladores) votó en contra, junto a dos legisladores del PD: Guillermo Magistretti y Aldo Giordano.

Los demás bloque se pronunciaron a favor del proyecto, incluso aquellos peronistas que no acompañan al Gobierno provincial pero están enrolados en el kirchnerismo.

En general, la mayoría de los senadores decidió pronunciarse a favor de profundizar el debate y, al mismo tiempo, de quitarle el tinte negativo que le dio la presidenta Cristina Fernández al presentar la ley, cuando desnudó el enfrentamiento del Gobierno con algunos medios.

"No podemos definir una norma por su defecto en lugar de por su virtud al decir que es la ley que viene a reemplazar la extorsión", definió el senador Sergio Moralejo (Confe). En tanto, la senadora Alejandra Naman (ARI) expresó su interés por que exista una nueva ley que garantice la libertad de expresión, los derechos y deberes del Estado así como los límites de los monopolios.

"La discusión debe tener el tiempo necesario para establecer las garantías básicas", precisó. Por su lado, Guillermo Amstutz (del peronismo disidente) reclamó no forzar una ley tironeada por los poderes político y mediáticos. "El que queda en el medio es el ciudadano común", advirtió.

Más allá de las posturas individuales, los legisladores que se expresaron a favor advirtieron la importancia de fomentar un régimen federal así como la necesidad de profundizar el debate con el fin de obtener una ley con la menor controversia posible.

"Es necesario identificar con claridad cuáles son las razones por las cuales es necesaria una nueva legislación y establecer con precisión los objetivos que se buscan con dicha normativa", rezan los fundamentos del proyecto de resolución.

La duda de los senadores -que dicen no pretender decirles a sus pares nacionales cómo deben encarar su trabajo- es cuáles serán las verdaderas implicancias de una ley en la que se juega el ejercicio de la democracia, teniendo en cuenta la importancia de los medios de comunicación en la formación de la opinión pública así como en la exposición de los actos de gobierno.

Comentá la nota