Senado: el oficialismo "premió" a Marín con la Vicepresidencia.

Senado: el oficialismo
El pampeano se mantuvo fiel al Gobierno en medio de la ola de deserciones.
Tras la partida en fila india de varios miembros del bloque oficialista, el senador pampeano Rubén Marín fue designado ayer vicepresidente del Senado de la Nación, en reemplazo del salteño Juan Carlos Romero, uno de los que se fue del Frente para la Victoria, siguiendo los pasos del santafesino Carlos Reutemann.

Ocurrió en la sesión preparatoria, donde se ratifican o se renuevan las autoridades de la cámara, 48 horas antes de la apertura de las sesiones ordinarias, con el mensaje que dará mañana la presidenta Cristina Kirchner ante la Asamblea Legislativa.

Marín recibió su nuevo cargo entre un efusivo aplauso del bloque oficialista. El ex gobernador de La Pampa votó "no" a las retenciones móviles en julio del año pasado y, según trascendió, Cristina dio instrucciones de premiarlo con la Vicepresidencia del Senado por su decisión de recomponer las relaciones con el Gobierno y confirmar su incondicional pertenencia al bloque.

En la Presidencia Provisional se ratificó al ultrakirchnerista bonaerense José Pampuro, quien ocupa el segundo en la sucesión presidencial desde 2006, cuando dejó de ser ministro de Néstor Kirchner. La vicepresidencia primera quedó otra vez para el radical pampeano Juan Carlos Marino.

El vicepresidente Julio Cobos presidió la sesión y le tomó juramento a Marín, en una ceremonia que no se apartó del protocolo. El mendocino está enfrentado con el oficialismo desde su voto de desempate que sepultó las retenciones móviles, pero ayer no recibió señales de hostilidad. En cambio, su equipo teme que el clima sea diferente cuando mañana tenga que recibir, como titular de la Asamblea Legislativa, a la Presidenta, con quien no se habla desde hace siete meses (ver Cobos...).

Romero ni siquiera asistió a la sesión en la que fue desplazado. Junto a Sonia Escudero, la otra salteña emigrada del bloque K, y Agustín Pérez Alsina, del Partido Renovador, conformarán el Interbloque Parlamentario Salta.

Tampoco asistieron Carlos Reutemann y Roxana Latorre, los santafesinos que hicieron punta con las deserciones en el bloque K, que hasta el momento suman cuatro. Aunque aún no se sabe que pasará con el cordobés Roberto Urquía, quien de todos modos ayer estuvo sentadito en el recinto junto a los miembros del Frente para la Victoria, y el misionero Luis Viana, ausente sin aviso.

Viana tuvo marcadas diferencias con el Gobierno por la Carta Orgánica del Banco Central y la crisis del sector yerbatero. Se estima que, además, se acercaría en su provincia al antikirchnerista Ramón Puerta. Y ayer tiró la primera piedra: "El Gobierno debe acercar posiciones con el campo", sostuvo Viana, desde Misiones.

Urquía fue uno de los ocho senadores oficialistas que se opuso a las retenciones móviles a la soja, junto a Reutemann y Marín. La mitad ya dejó el bloque. Desde el oficialismo salieron a desmentir su posible alejamiento. "Urquía sigue adentro", dijeron cerca del titular de la bancada, Miguel Pichetto. En Córdoba, en cambio, trascendió que el empresario se iría.

La sorpresa la dio la correntina Isabel Viudes, del Partido Nuevo -liderado por el ex gobernador procesado Raúl Romero Feris-, que se incorporó a la bancada oficialista. Los K son ahora 41 y tienen cuatro senadores más de los necesarios para contar con quórum propio.

Comentá la nota