Senado: el kirchnerismo presiona a los pampeanos para tener mayoría en las comisiones

Senado: el kirchnerismo presiona a los pampeanos para tener mayoría en las comisiones
El jefe del bloque de senadores del FpV, Miguel Pichetto, dio por hecho el apoyo de los dos senadores de esa provincia. Sólo con ellos el oficialismo tendría quórum, y podría definir en febrero el mecanismo para distribuir las comisiones. "Si la oposición es muy intransigente vamos a actuar como si fuéramos mayoría", amenazó el rionergrino.
A diferencia de lo ocurrido en el recordado tratamiento de las retenciones móviles, en los últimos dos años de gestión de Cristina Kirchner el Senado será más proclive a sus deseos que Diputados, donde ni la presencia de su esposo y ex presidente puede inclinar el recinto a su favor.

Y la primera prueba se daría en el reparto de los cargos de las comisiones, donde los senadores kirchneristas aspiran a quedarse con el control de la mayoría de ellas, un lauro que no alcanzaron sus pares de la Cámara baja.

Los números le juegan a favor. De no sufrir fugas de último momento, el FpV-PJ cuenta 32 senadores propios, y no tendría inconvenientes en mantener sus tres aliados de fierro: el neuquino Horacio Lores y los fueguinos José Martínez y María Rosa Díaz, ex Ari.

Quedarían dos para alcanzar quórum propio, y para eso, el jefe de la bancada kirchnerista, Miguel Pichetto, ya no duda que sumará al dúo pampeano que tendrá bancada aparte: el ex gobernador Carlos Verna y María Higonet.

"El peronismo de La Pampa, que ya anunció que conformará bloque propio, nos va a acompañar en los grandes temas", confió el rionegrino. Las gestiones para eso las lleva a cabo el hasta ayer senador peronista por esa provincia, Rubén Marín, y titular del PJ de su provincia.

Conociendo el rol crucial que tendrá, Cristina Kirchner le habría ofrecido la influyente embajada de Uruguay, que el pampeano rechazó. Pero Pichetto dio hoy muestras de confiar y mucho en las gestiones de su ex compañero de bancada.

"Nuestro bloque tiene 32 senadores propios y tenemos la posibilidad de conformar un interbloque. Si es así, tendríamos quórum y mayoría parlamentaria", aseveró.

Ese logro le permitiría copiar el proceder de la oposición de Diputados, e imponer el número para definir en el recinto el reparto de los cargos en los comisiones.

La sesión preparatoria será recién el 24 de febrero, y por ahora, Pichetto prefiere mostrarse negociador. "Mi voluntad es la de resolverlo de la mejor forma", aclaró, y contó en el nuevo recinto a 16 radicales (en la UCR acusan uno más), y a un número indefinido de peronistas federales, "porque todavía no le dieron mandato a (el peronista disidente) Adolfo Rodríguez Saá para que sea su presidente". El conteo de éstos últimos da once propios, y cuatro aliados.

"Nosotros tenemos una primera minoría importante. Si la oposición es muy intransigente vamos a actuar como si fuéramos mayoría; hay un abroquelamiento que podría llevarnos a los 37 senadores", amenazó Pichetto, destacando el número necesario para iniciar una sesión en el Senado.

La mayoría le permitiría al kirchnerismo mantener el control de las comisiones de peso, como Asuntos Constitucionales y Presupuesto, hoy en manos del santacruceño Nicolás Fernández y Nicolás Ríos, dos confiables soldados de la Casa Rosada.

"Podemos ceder algunas comisiones y algunas presidencias de comisiones, pero en un ajuste natural. Trece deberían ir para el Frente para la Victoria y 4 para la UCR. Y un porcentaje para los minibloques. Pero debemos dar un esquema de diálogo responsable", advirtió Pichetto.

El senador sí aseguró que el bonaerense José Pampuro permanecería como presidente provisional del Senado, sobre lo que ya se expresó a favor el vicepresidente y líder del radicalismo, Julio Cobos. No así los peronistas federales, que todavía sueñan con ese sillón.

Comentá la nota