El Senado, un gran aliado de Redrado

Se requiere el consejo previo de una comisión bicameral, hoy no conformada, para removerlo
Martín Redrado tiene margen para seguir al frente del Banco Central (BCRA) hasta el 23 de septiembre, y ni siquiera entonces está claro que el Gobierno pueda removerlo de su cargo por vías legales.

Según el artículo 9° de la Carta Orgánica del Banco Central (BCRA), la remoción de los miembros del directorio del BCRA puede ser decretada por el Poder Ejecutivo Nacional, pero "debiéndose contar para ello con el previo consejo de una comisión del Congreso". La comisión, según consta en la norma, debe estar compuesta por el presidente del Senado (Julio Cobos), y los presidentes de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas de ambas cámaras.

El problema es que si bien hay nombres en el caso de Diputados (el representante de la Coalición Cívica Alfonso Prat-Gay en Finanzas y el kirchnerista Guillermo Marconatto en Hacienda), no están conformadas las comisiones de la Cámara alta. Por lo que el Gobierno deberá esperar a que el Congreso retome sus sesiones, el 1° de marzo, para poder solicitar el dictamen de la comisión bicameral.

Si de estadísticas se trata, por ahora todo indica que Redrado tiene el marcador a su favor, siendo Cobos y Prat-Gay miembros de la oposición. Y no está claro qué legisladores encabezarían las comisiones de Finanzas y Hacienda en el Senado, pero quienes siguen de cerca la interna parlamentaria advierten que será difícil que la oposición le ceda al kirchnerismo ambas comisiones.

"En términos legales exclusivamente, [Redrado] no está obligado a renunciar", subrayó Marcelo Griffi, ex síndico del BCRA. "Es obligatorio requerir el consejo (de la comisión bicameral), eso es claro. Lo que no dice la ley es que la decisión de la comisión sea vinculante. Pero aun cuando la ley no lo diga, no cabe sino interpretar que ese consejo tiene que ser favorable. Esta interpretación no va solo en función del artículo 9 de la Carta Orgánica sino en función del Poder Legislativo como mecanismo de control en mucho de lo que tiene que ver con el BCRA", explicó Griffi, consultado por LA NACION. En el pasado, el Ejecutivo pidió el consejo de la comisión bicameral para remover al entonces presidente Pedro Pou y, más tarde, al director Ricardo Branda. En ambos casos, la comisión falló a favor del Poder Ejecutivo.

Un debate que, sin embargo, no podrá obviar Redrado mientras permanezca en funciones es el del uso de reservas para el pago de deuda, mediante la creación del denominado Fondo para el Bicentenario. Pese a que la Carta Orgánica del BCRA define a la entidad como "una entidad autárquica del Estado nacional", e incluso aclara en su artículo 3 que "en la formulación y ejecución de la política monetaria y financiera el Banco no estará sujeto a órdenes, indicaciones o instrucciones del Poder Ejecutivo", entre los juristas no está tan claro que Redrado pueda obviar el decreto de necesidad y urgencia (DNU) del Ejecutivo, que establece el uso de reservas para el pago de deuda (ya el decreto 1599 de 2005 había permitido destinarlas al pago a organismos internacionales).

"El DNU tiene categoría de ley. Mientras el Congreso no se pronuncie negativamente o no haya medidas cautelares tiene fuerza de ley", explicó, por su parte, un abogado que asesoró al BCRA en el pasado, y que pidió no ser nombrado.

Comentá la nota