En el Senado, Fernández aseguró que el Gobierno "no tendrá problemas" con vencimientos de deuda en 2010

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, brindó en el Senado su primer informe de gestión, donde aseguró que el país no tendrá dificultades para cumplir con sus compromisos externos el año próximo, y respondió a los cuestionamientos de la oposición en varios temas.
Durante las casi seis horas de sesión, desde las bancadas opositoras se le dirigió al funcionario un largo cuestionario que abarcó cuestiones tan diversas como el conflicto agropecuario, la falta de una ley de coparticipación, la pobreza, el Indec, la televisación del fútbol y el déficit de Aerolíneas Argentinas

Fernández ingresó al recinto a las 15:30, y en una acción inédita recorrió las bancas, saludando uno por uno a todos los senadores, comenzando por los oficialistas, y luego a los de la oposición.

Al comenzar su disertación, Fernández se comprometió a cumplir con el mandato constitucional de concurrir al Congreso una vez por mes, si bien pidió que ambas Cámaras traten de consensuar una sola forma de presentar informes.

Esta promesa fue bienvenida por los legisladores, pero varios de ellos pertenecientes a la oposición consideraron insuficientes las respuestas que brindó, tantas a las formuladas previamente por escrito, como s las que le efectuaron en el recinto.

En esta ocasión hubo un cambio sobre el mecanismo que se venía aplicando, consistente en una exposición inicial del funcionario, y otra final luego de los discursos de los senadores, que en total duraron más de cinco horas.

Ahora, cada senador pudo hacer sus preguntas, que Fernández iba respondiendo una a una, si bien no todas sus respuestas eran consideradas suficientes por quienes las formularon, aunque de todos modos, la sesión se desarrolló sin que hubiera cruces de alta tensión.

"Fue un diálogo respetuoso", sintetizó el ex presidente Adolfo Rodríguez Saá, quien fue uno de los senadores que se expresó de modo crítico hacia el Gobierno, pero consideró que será "muy beneficioso" que el jefe de Gabinete asista mensualmente al Congreso.

Al comienzo de su exposición, Fernández aludió a la situación de la deuda externa del país y a las epidemias de gripe y dengue.

Sobre el primero de esos temas, dijo que la deuda ascendía a marzo pasado a 136 mil millones de dólares, que había descendido en 9 mil millones desde diciembre pasado, y que el Estado cuenta con recursos suficientes para afrontar los pagos que vencen el año próximo.

En tanto, puntualizó que la epidemia de gripe A ha provocado 512 muertes, mientras que el dengue causó cinco fallecimientos.

La justicialista disidente Liliana Negre de Alonso criticó al funcionario porque no aludió a otros temas que ella consideró prioritarios, entre los que citó la falta de una ley de coparticipación y la deuda pendiente del Estado en materia de facultades delegadas.

También le pidió al funcionario "que hable sobre la pobreza, y el reclamo del Papa Benedicto XVI" sobre ese tema, y que informe sobre las transmisiones de fútbol, y el déficit de Aerolíneas Argentinas.

Fernández le respondió que "de ninguna manera" intentaba "marcarle la cancha al Senado", y que eligió exponer sobre los temas que hizo porque eran las cuestiones a las que más aludían las preguntas escritas que le remitieron los legisladores, que en total sumaron más de un millar.

Sobre este punto, la salteña Sonia Escudero admitió que eran muchas las preguntas, pero culpó por esto al bloque oficialista, que "constantemente se opone a los pedidos de informes" de la oposición, por lo que "se aprovecha esta oportunidad" para plantear sus inquietudes.

La cuestión de la pobreza fue retomada por el socialista Rubén Giustiniani, quien advirtió que crece, "al igual que la indigencia y la marginalidad", y afirmó que no ve por parte del Gobierno "la reacción suficiente para pararnos ante una situación que se va a profundizar".

"La situación ahora es grave, y el año que viene será gravísima", señaló el legislador santafesino, quien también expresó su temor a que Aerolíneas Argentinas deje de volar a las ciudades de Rosario y Santa Fe.

También se refirió al tema de la pobreza el radical Gerardo Morales, quien negó que la cantidad de personas en esa situación sea del 14 por ciento de la población, como sostiene el Gobierno.

Sobre el Indec, Fernández defendió la decisión del Gobierno de revisar -con ayuda de expertos universitarios- el mecanismo por el cual se determina el índice de precios al consumidor, y negó que haya una "manipulación" de los datos que lo determinan.

Además, consideró que el tema está amplificado por los medios, y puso por ejemplo que ninguna de las preguntas que los senadores hicieron por escrito se refirió a este tema.

En otro orden, respecto del campo, Fernández sostuvo que "el Gobierno tiene una actitud seria", y mencionó como ejemplo que "la Mesa de Enlace pedía la liberación de las exportaciones de trigo y maíz, que se está concretando".

Además, remarcó que "se están pagando los subsidios a la producción lechera en tiempo y forma", y aprovechó para mencionar que uno de los mayores críticos de la política agropecuaria oficial, el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcatti, "cobra subsidios como productor tambero".

Comentá la nota