El Senado convirtió en ley la reforma impositiva y el campo convocaría a paro

Fue aprobada en medio del fuerte rechazo del sector y del empresariado. Representa un aumento al Inmobiliario Rural y crea un gravamen en puertos
El Senado bonaerense aprobó y convirtió hoy en ley la reforma impositiva impulsada por el gobernador, Daniel Scioli, que apunta a equilibrar las cuentas de la Provincia pero que a la vez genera un fuerte rechazo del empresariado y de los ruralistas. Y ahora la Mesa Agropecuaria bonaerense comenzó a analizar la posibilidad de convocar a un paro del campo.

Desde el sector precisaron que la determinación del nucleamiento agrario bonaerense podría ser adoptada entre mañana y el viernes.

Las organizaciones que motorizarían el paro son la Federación Agraria y Carbap (Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa).

Los máximos referentes de esas entidades, Pedro Apaolaza y Guillermo Giannasi, ya repudiaron públicamente el ajuste fiscal sancionado esta tarde por el Senado provincial, que incluye un incremento del Impuesto Inmobiliario Rural.

Los ruralistas y también los trabajadores de los puertos creen que la reforma impulse a los productores a exportar la mercadería a través de otras provincias, como Santa Fe.

En este sentido, los más perjudicados serían los puertos de Quequén y Bahía Blanca, las terminales agrícolas más importantes de la provincia, en los que diversas protestas de los trabajadores provocó una merma en la actividad.

PARA CARBAP, "UNA BARBARIDAD"

Una vez aprobada la ley, el titular de CARBAP, Pedro Apaolaza, reiteró sus críticas y afirmó que la reforma impositiva "es una barbaridad".

En tal sentido, indicó que los dirigentes agrarios se reunirán este jueves en la Mesa Agropecuaria para evaluar "los pasos a seguir", que podría consistir en una protesta a nivel provincial y aseguró que "es a todas luces una barbaridad" la ley.

E tanto que el presidente de la Federación Agraria bonaerense, Guillermo Giannasi, afirmó que la reforma fiscal traerá "muchos problemas" para el campo bonaerense.

Giannasi dijo además que el gobernador Scioli "eligió subordinarse al poder nacional" antes que "mantener un liderazgo propio en la Provincia".

El proyecto fue aprobado en general sin modificaciones, con el apoyo de 28 legisladores oficialistas y 12 votos en contra de la oposición.

En la votación particular, el artículo 26, que impone un gravamen a la carga y descarga en los puertos bonaerenses, fue el que generó diferencias en el bloque oficialista.

De esta manera, este artículo tuvo en particular el apoyo de 26 legisladores, otros 14 en contra y una abstención.

La iniciativa prevé en su conjunto aumentos en el Impuesto Rural e incorpora un gravamen a la carga y descarga en los puertos bonaerenses.

También cuestionaron la flamante normativa desde la Cámara Argentina de Comercio (CAC), entidad que advirtió que la reforma impositiva bonaerense "conlleva desaliento al consumo, la

inversión y la exportación", así como "a la comercialización de bienes y servicios".

Por este motivo remarcó "la necesidad de revisar el proyecto de Ley, de modo de priorizar el consumo y la producción antes que sentar las bases para una avidez fiscal que terminará debilitando

la economía provincial".

Ahora se prevén aumentos en impuestos inmobiliarios, rurales y urbanos, incrementos en los impuestos sobre los Ingresos Brutos y una suba en las patentes de los autos que estén valuados encima de 40.000 pesos.

INMOBILIARIO URBANO

Según cifras oficiales, en el caso del Inmobiliario Urbano el 43 por ciento de las partidas pagará menos, mientras que un 44 por ciento abonará lo mismo durante 2010, en tanto que el resto, tendrá un aumento tope del 20 por ciento.

Así, una propiedad con valuación fiscal de 195.000 pesos, pagará una cuota de 185 pesos en lugar de los 154 pesos actuales.

En tanto, una casa valuada en 98 mil pesos abonará una suma similar a la de este año (82 pesos por cuota), y las de menos de 24.000 pesos no abonarán el impuesto.

En lo que respecta al Inmobiliario Rural, oficialmente se asegura que 7 millones de hectáreas incluidas en la emergencia nacional no abonarán el inmobiliario Rural en 2010, y que en la zona norte de la provincia -donde se ubica el núcleo sojero- una hectárea pagará 62 pesos al año.

En tanto que los autos valuados por una cifra menor a los 40 mil pesos pagarán menos que en 2009, mientras que el resto abonará entre un 0,5 y un 5 por ciento más.

Por su parte, los vehículos de "alta gama" valuados en más de 152 mil pesos, abonarán 267 pesos más al año.

Comentá la nota