El Senado de Brasil aplazó el voto

El Senado brasileño decidió aplazar ayer hasta el martes que viene la votación del protocolo de adhesión de Venezuela al Mercosur. En este sentido, la decisión anunciada anoche resultó de un acuerdo entre todos los partidos, que decidieron dedicar el día de ayer a "agotar" los encendidos debates en torno del tema.
Este martes, al intervenir en la Cumbre del Mercosur, el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, aseguró a sus pares y al mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, que el protocolo de adhesión firmado en julio de 2006 sería ratificado ayer por la Cámara alta de su país. La promesa de Lula generó protestas de senadores de la oposición, que acusaron al presidente brasileño de "soberbia".

La sesión de debates que precedió la votación fue marcada por durísimas críticas a Chávez, formuladas no sólo por representantes de la oposición, sino también por oficialistas. "Este no es un tema de izquierda o derecha. El hecho es que no hay democracia en Venezuela", afirmó el senador Jarbas Vasconcellos, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el principal aliado de Lula en el Congreso.

A su vez, el senador Pedro Simon, también del PMDB, afirmó que votará a favor del ingreso de Venezuela al Mercosur para fortalecer la integración sudamericana, pero otorgó "grado cero" al mandatario del país andino y dijo que, "si fuera sólo por Chávez, yo jamás aprobaría ese tratado". La defensa más enfática de la aprobación del protocolo fue hecha por el senador Joao Pedro, correligionario de Lula en el Partido de los Trabajadores (PT). "Tratar a Hugo Chávez como caudillo y dictador es impreciso, porque él fue elegido en dos ocasiones con reconocimiento de la oposición y de la Organización de Estados Americanos (OEA)", afirmó el legislador, quien sin embargo admitió: "Yo comparto muchas de las críticas que hace la oposición a Chávez".

Los defensores de la adhesión de Venezuela esgrimieron principalmente argumentos económicos para justificar su voto. Según el canciller brasileño, Celso Amorim, el ingreso de Venezuela fortalecerá el Mercosur, que se convertirá en un bloque con más de 250 millones de habitantes y un Producto Interno Bruto superior a un billón de dólares, correspondiente al 76 por ciento del PIB de Sudamérica, además de convertirse en "uno de los más significativos productores mundiales de alimentos, energía y productos manufacturados".

Los legisladores que abogan por rechazar el tratado, a su vez, basaron su posición en argumentos políticos. Acusaron a Chávez de gobernar Venezuela en forma autoritaria, de interferir en asuntos internos de otros países y de sembrar divisiones en el continente.

Comentá la nota