El Senado bonaerense aprobó la reforma política y prohibió testimoniales

La polémica experiencia de las candidaturas testimoniales que funcionó a pleno en las últimas elecciones legislativas de junio, quedaría prohibida en la provincia de Buenos Aires.
Así lo establece el proyecto de ley de reforma electoral que aprobó el Senado bonaerense.

Concretamente, y a instancias del radicalismo, se incluyó un artículo en la normativa que apunta a evitar la aparición en las listas de candidatos que tengan otro cargo electivo.

"El candidato que estuviera ejerciendo un cargo electivo nacional, provincial o municipal y decidiera postularse a un nuevo cargo electivo deberá, en caso de resultar electo, asumir este último", establece el artículo incluido en el proyecto que ahora pasó a la Cámara de Diputados.

Si bien el proyecto no alcanzaría, por ejemplo, a un ministro u otro funcionario no surgido por el voto popular, al menos apunta a evitar situaciones como la que se registraron en los últimos comicios con numerosos intendentes o el propio gobernador Daniel Scioli que fueron candidatos y luego terminaron renunciando a las bancas que obtuvieron.

El proyecto de reforma política establece elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias y consagra el sistema D'Hont para el reparto de cargos.

Además, prohíbe otra deformación electoral muy en boga en los últimos comicios: las llamadas listas "colectoras" y "espejos".

En tanto, el "piso" que deben tener los partidos políticos para mantener su personería jurídica será de 4 afiliados por cada 1000 empadronados.

También se establece que, para participar de la elección general, los partidos deberán obtener por lo menos un 1,5% de los votos válidos que se registren en la interna.

Otra de las reformas impulsadas por la oposición es la reducción de avales para las candidaturas a gobernador y vice a 2 por mil de adhesiones (antes era 4 por mil) del padrón general.

En tanto, serán de 4 por mil para candidaturas a senador y diputado provincial, al igual que para las candidaturas locales.

En cuanto a las elecciones internas, serán convocados por el gobernador dentro de un plazo de 90 a 180 días antes del comicio, por lo tanto queda abierta la posibilidad de que las primarias bonaerenses sean coincidentes o no con las primarias para cargos nacionales.

El proyecto establece que quien se presente como precandidato en las elecciones internas sólo podrá hacerlo por un partido político, agrupación municipal, federación o alianza transitoria electoral y para un solo cargo efectivo y en una sola categoría.

La iniciativa fue votada por el Frente para la Victoria y la UCR, y rechazado por los bloques de Unión Pro, GEN y el ARI.

Comentá la nota