El Senado bonaerense aprobó la adhesión de la Provincia al Fondo Federal Solidario

Este martes, el Senado bonaerense dio media sanción al proyecto de ley que determina la adhesión de la provincia de Buenos Aires al Fondo Federal Solidario dispuesto por el gobierno nacional, mediante el cuál el 30 por ciento de los ingresos por derechos de exportación de la soja y sus derivados se destinan "a obras de infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda o vial en ámbitos urbanos y rurales".
La normativa determina además que las provincias deberán distribuir un 30 por ciento de esos ingresos entre los municipios de forma automática. Las intendencias, por su parte, deberán adherir a esta ley para participar de la distribución. Además del oficialismo, el proyecto fue acompañado por Unión Celeste y Blanco y Pro, en tanto que las bancadas de la UCR y Coalición Cívica votaron en contra.

Oficialismo

En ese marco, el senador Patricio García (FpV-PJ), titular de la Comisión de Presupuesto e Impuestos, señaló que el Fondo Federal Solidario constituye "un hecho trascendente que da respuesta a un viejo reclamo de las provincias", destacando la "importancia" del ingreso de estos fondos.

"Estos recursos permitirán fortalecer las inversiones para una mejor calidad de vida", puntualizó el legislador, y aseguró que las transferencias de los recursos a los municipios "serán vigiladas por mecanismos de control que aseguren la correcta utilización de los fondos, y la prohibición de usarlos para gastos corrientes".

En tanto, el senador Roberto Fernández (FpV-PJ) argumentó que este proyecto tiene como finalidad "lograr una mayor asignación de recursos para las provincias y municipios", precisando que "esto es algo que se viene reclamando desde el gobierno de Armendáriz a la fecha".

"Esta coparticipación -enfatizó el legislador- hace una equidad que equipara a aquellos municipios que menos tienen con los que más tienen: es importante remarcar que se hace un sistema de reparto sin banderías políticas; y hoy creo que, con el simple hecho de adherir a esta ley, estamos recibiendo lo que nos toca".

"La Argentina necesita estar rápida de reflejos, consideró Fernández. Y, respecto a la crisis, analizó que "estamos afectados en mucha menor medida que los países del Primer Mundo".

Por su parte, el Vicepresidente Primero de la Cámara Alta, Federico Scarabino (FpV-PJ), resaltó que "quienes reclamaban esa coparticipación, hoy nos dicen que no alcanza", aunque aclaró: "Nosotros pensamos que nuestra Provincia debe tener otro régimen coparticipación, y pensamos que otras provincias también lo necesitan, pero creemos que esta es una decisión valiente y positiva del gobierno nacional".

Oposición

A su turno, y tras hacer un repaso del conflicto con el campo desde el anuncio del Gobierno de la Resolución 125, el senador Roberto Molini (CC) analizó que "no es castigando ni confiscando una parte de la renta como se llega a niveles altos de producción. Pareciera que detrás de esta propuesta (del Fondo Federal Solidario) aparece una actitud beligerante".

"El gobierno nacional no cumple con la Ley de Coparticipación, y el ejemplo más claro es la Provincia -señaló Molini-. Es necesario que llegue más coparticipación, pero no es este el modo. Hay impuestos más coparticipables que las retenciones".

Además, el senador de la Coalición Cívica planteó que "si la propuesta es coparticipable, tiene que ser para todos, y no sólo para los que adhieran".

Asimismo, desde el bloque de la UCR, su titular, Jesús Porrúa, señaló que "si tenemos que sacar una conclusión de cuáles son los objetivos a los que acudió el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner al enviar un mensaje al campo, es que las retenciones no se negocian. Y que el que no adhiere, no recibe un solo peso".

"No estamos hablando de un modelo federal, sino de una política de un Gobierno que está en una encerrona -analizó el legislador-. Es mentira que este es un modelo equitativo y de justicia. El gobierno de (Daniel) Scioli no distribuye correctamente, y no reclama los fondos que le corresponden por coparticipación.

Por su parte, la senadora Viviana Arcidiácono (PRO Disidente) confesó sentirse ante una "disyuntiva" porque, durante el conflicto con el campo, "la decisión de mi partido era el no aceptar la coparticipación de las retenciones agropecuarias porque esto implicaba, de alguna manera, instalarlas de forma definitiva, no de un modo accidental".

"Por supuesto que estoy de acuerdo en tratar de redistribuir los ingresos que recibe el Estado nacional o provincial, como para poder equiparar las diferencias que muchas veces tienen nuestros conciudadanos", agregó la legisladora, tras lo cual aclaró que votaba positivamente fundamentando su posición en "la necesidad de coincidir con las decisiones que toma el Pro a nivel de la ciudad de Buenos Aires y ser coherente con la decisión que debo tomar yo como senadora del Pro en la Provincia de Buenos Aires".

El turno de Diputados

Así, tras la aprobación de este proyecto en el Senado, llega el turno de la Cámara Baja, que este miércoles podría convertir en ley la iniciativa y pasar a incluir a Buenos Aires en la larga lista de provincias adherentes, entre las que ya se encuentran Sante Fe, Córdoba, Santa Cruz, Corrientes, Entre Ríos y Neuquén. (www.agencianova.com)

Comentá la nota