El Senado avaló la flexibilización de la reforma constitucional

Con la mitad más uno de los votos se podrá enmendar la Carta Magna. Rechazo del PD.
El Senado aprobó ayer el proyecto que permitirá flexibilizar los requisitos para reformar la Constitución Provincial, a través de la modificación del artículo 221 de la Carta Magna. Ahora pasará a Diputados y si se transforma en ley, la enmienda será votada en las próximas elecciones.La intención es allanar el camino para buscar una reforma integral de la Constitución.

La votación se realizó luego de un largo debate en el que se puso en juego el acuerdo entre el oficialismo y el Frente Cívico Federal, que apoyaron la iniciativa.Ese acuerdo fue gestado luego de las elecciones del 28 de junio y significó el compromiso por parte del Poder Ejecutivo de promulgar la limitación a la reelección de los intendentes.

En la vereda de enfrente estuvo el Partido Demócrata que, además de oponerse, denunció un pacto entre las dos principales fuerzas políticas de Mendoza para "perpetuarse en el poder". La denuncia quedó graficada con un hecho insólito: el senador Carlos Aguinaga interrumpió la votación y en medio del recinto entregó un paquete con envoltorio de regalo ante la mirada de todos los senadores que luego lo criticaron. "Es un símbolo del acuerdo que tienen para modificar la Constitución y perpetuarse en el poder.Sólo ellos saben lo que tiene dentro ese paquete", dijoAguinaga (ver aparte).

El proyecto incluye tres cambios en el artículo 221 de la Constitución.El más importante hace referencia al requisito cuantitativo para que se apruebe una reforma.En ese sentido se busca dejar de lado las interpretaciones sobre si es necesario la mitad más uno de los votantes o los empadronados.Incluso a última hora hubo una especificación más para evitar dudas futuras.

Según la nueva redacción propuesta, la reforma de la Constitución deberá ser aprobada por la mitad más uno de los "votos válidamente emitidos". Es decir que cuando se someta a consideración del pueblo una reforma, se dejan de lado los votos en blanco y los nulos.

Otra modificación importante es que se desliga las votaciones por la reforma de las elecciones políticas. Actualmente la Constitución indica que las reformas deben votarse "en la siguiente elección de diputados". Esa frase se elimina, quedando abierta la posibilidad de que se convoque a elecciones sólo para votar por reformas constitucionales.

El otro cambio tiene que ver con la obligatoriedad de que, si la votación por una reforma coincide con una de candidatos políticos, se sufrague en forma separada, es decir en doble urna (una para la reforma y otra para los cargos electivos).

El proyecto consensuado tuvo origen en dos iniciativas, una del senador Mauricio Suárez y otro del ex diputado Guillermo Carmona. Los 30 senadores que votaron a favor de la norma dijeron que era una "decisión histórica" por dejar abierta la puerta para modernizar la Constitución.

Comentá la nota