El Senado apura el debate por las AFJP

Hoy concurrirán Tomada y Boudou a un plenario de comisiones; el oficialismo pretende cerrar la discusión en tres días.

Por Gustavo Ybarra

El kirchnerismo comenzará hoy en el Senado su ofensiva para acelerar la estatización de la jubilación privada con dos objetivos en la mira: impedir cualquier tipo de modificación al texto aprobado en la madrugada del viernes último en la Cámara de Diputados y llevar el proyecto al recinto para sancionarlo el próximo jueves 20, es decir en menos de diez días.

Ambos mandatos enviados desde la Casa Rosada obligarán al Senado a discutir una reforma a un sistema previsional en apenas tres días, ya que la intención del oficialismo es emitir dictamen el próximo miércoles.

En medio de tanto apuro, esta tarde empezará la ofensiva relámpago kirchnerista con la presencia ante un plenario de comisiones del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y del director de la Anses, Amado Boudou. Tal como lo hicieron hacía apenas dos semanas en la Cámara baja, ambos funcionarios concurrirán para exponer las bondades de la iniciativa del Poder Ejecutivo.

En realidad, las exposiciones de Tomada y Boudou serán tan sólo para cumplir el trámite, ya que la orden de la Casa Rosada es no aceptar ningún tipo de cambio al proyecto aprobado por Diputados el viernes último.

Así lo ratificó el kirchnerista Fabián Ríos (Corrientes), titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, ante una consulta de LA NACION. "Vamos a firmar despacho [de comisión] así como vino de Diputados", sentenció.

"Esto es así porque estuvimos siguiendo el debate en Diputados y están satisfechas las aspiraciones del bloque", agregó el legislador.

A favor de la estrategia kirchnerista jugará el hecho de que, a diferencia de los debates de las últimas iniciativas polémicas impulsadas por la administración kirchnerista, en esta oportunidad la oposición llegará fragmentada al debate.

Tal como ocurrió en la Cámara baja, el socialismo apoyará la iniciativa en general -así se lo confirmó el santafecino Rubén Giustiniani a este diario-, al igual que los dos representantes de ARI de Tierra del Fuego, José Martínez y María Rosa Díaz.

A ellos se sumarán el representante del Movimiento Popular Neuquino y al menos uno de los radicales K, lo que le garantizaría al oficialismo -teniendo en cuenta que hay pocas disidencias internas en este tema- una mayoría de, por lo menos, 47 votos en la votación en general.

Rechazo reducido

En este escenario, el rechazo cerrado al proyecto apenas si quedará circunscripto al bloque de ocho miembros de la UCR, sus socios del Frente Cívico y Social de Catamarca, cuatro peronistas disidentes, los dos representantes de la Coalición Cívica y el cordobés Carlos Rossi, del Partido Nuevo. Un número que, con suerte, arañará los 20 votos.

El cronograma de tratamiento del proyecto continuará mañana a las 14, para cuando fueron invitados a exponer sus puntos de vista el titular de la Unión de las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones, Sebastián Palla, y el especialista en derecho previsional Guillermo Jáuregui.

La última jornada de debate será pasado mañana. A partir de las 10, concurrirán un grupo de economistas cuya presencia fue reclamada por el radical Gerardo Morales, quien en su condición de presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión tendrá a su cargo el manejo del debate.

Ese día, entonces, concurrirán Javier González Fraga, Aldo Ferrer y Oscar Cetrángolo. También asistirá el defensor del Pueblo de la Nación, Eduardo Mondino. La jornada final, no obstante, será inaugurada por la exposición del defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino.

Concluida la ronda, el kirchnerismo pasará a firmar el dictamen, tal cual lo anticipó el jefe de la bancada oficialista, Miguel Pichetto (Río Negro).

El miércoles último, antes de iniciar el tratamiento del presupuesto nacional, el Senado votó, a pedido del oficialismo y cuando Diputados aún no había discutido el proyecto, una preferencia para considerar el próximo 20 del corriente la estatización del sistema de jubilación privado.

La iniciativa del Poder Ejecutivo obtuvo media sanción en la madrugada del viernes en la Cámara de Diputados por un amplio margen de votos (162 en favor, 75 en contra), luego de que el texto original sufriera algunas modificaciones sugeridas desde el oficialismo y a pedido de los bloques opositores que apoyan la eliminación del sistema jubilatorio por capitalización individual.

Sin embargo, esos cambios fueron menores, ya que no cambiaron en nada la esencia del proyecto, que es la eliminación de la jubilación privada y el traspaso de los fondos previsionales al Estado.

Comentá la nota