Senado aprobó la prórroga de las facultades delegadas

Tras más de siete horas de debate, el oficialismo logró convertir en ley la prórroga de las facultades delegadas, mientras en el exterior del Palacio Legislativo se producían fuertes incidentes. Obtuvo 38 votos a favor contra 30 en contra. Pichetto defendió el proyecto oficial y fustigó contra la oposición y el campo: "Algunos quisieran que (la Presidenta) se fuera antes".
Miguel Angel Pichetto cerró el debate que se prolongó durante más de siete horas y definió a las facultades delegadas como un elemento de gobernabilidad.

El jefe del bloque kirchnerista del Senado sostuvo que "el instrumento tiene que estar en manos del Poder Ejecutivo y en algún momento debe volver al Parlamento".

"Yo quiero quitarle a esta ley que vamos a votar hoy toda situación dramática; quiero convocar fuertemente también a ejercicios de responsabilidad", dijo más adelante, para apuntar luego contra algunos senadores que defendieron las facultades delegadas cuando eran manejados por otros gobiernos.

Culpó a la oposición de confundir el sistema político con el europeo, cuando dice que "no escucharon el mensaje de las urnas". Esos sistemas, dijo, incorporan los cambios de manera inmediata. En cambio en el sistema argentino no sucede así. "Indudablemente va a haber cambios –dijo-, a no ser que algunos quieran que termine antes. En la Argentina algunos quieren, quisieran que se fuera antes".

"Este gobierno tiene plenitud para ejercer el gobierno hasta 2011; la Presidenta fue elegida por 4 años y tiene todas las facultades para ejercerlo", destacó.

El debate arrancó a las 12.38, y en el inicio del debate, el miembro informante del oficialismo, senador Nicolás Fernández, defendió el proyecto de ley del Ejecutivo que prorroga por un año las delegaciones legislativas al sostener "la complejidad que tiene para el Parlamento calificar las normas que tienen facultades delegadas". "Entre 16 mil y 20 mil normas de menor rango debemos analizar dentro del paquete que tenemos tratar", señaló el santacruceño Fernández sobre el digesto jurídico que tiene pendiente el Congreso Nacional.

Por la UCR, el senador Luis Petcoff Naidenoff consideró que "estamos empantanados en una democracia delegativa en un poder ejecutivo que cree que los ciudadanos le dan un cheque en blanco para hacer lo que quiere". "Hay una democracia delegativa profundizada que no cumple con el eje central de la rendición de cuenta a través de las instituciones, por lo que un mecanismo de control es un estorbo para los que no quieren una democracia institucional", agregó el senador formoseño.

Adelantando el voto negativo del radicalismo, Naidenoff dijo que "tenemos que recuperar nuestro rol y es mentira que se cae el mundo si no se aprueban las facultades delegadas".

En un tono más efusivo, la senadora peronista disidente Liliana Negre de Alonso calificó a las facultades delegadas como "uno de los cuatro jinetes de la Apocalipsis" porque "no tiene límites en los daños que ha causado y los que va a causar en el futuro porque no estamos solamente debatiendo los intereses del sector agropecuario sino el funcionamiento de la República y la institucionalidad del país".

Al igual que la legisladora puntana, la justicialista salteña Sonia Escudero, Juan Pérez Alsina del Partido Renovador, la santafesina Roxana Latorre y Delia Pinchetti de tucumán adelantaron su voto negativo e hicieron eje de debate sobre la diferenciación entre facultades delegantes y delegadas.

Uno de los votos en duda era el de la senadora oficialista chaqueña Elena Corregido, quien indicó que "para ayudar al Gobierno lo que no debo hacer es callar y atender lo que la sociedad reclama". "Vemos como se subsidia al país central", disparó Corregido en unas de sus criticas al gobierno nacional, pero votará a favor.

En el mismo sentido, el sanjuanino peronista disidente Roberto Basualdo aseveró: "No tenemos las reglas claras y por eso se nos fugan los capitales, porque tenemos que ser creíbles pero con estas prórrogas de facultades delegadas no somos serios y los mercados dejan de tener confianza".

En cambio, el legislador neuquino Horacio Lores (Movimiento Popular Neuquino) anticipó que votará a favor de la prórroga de facultades delegadas y argumentó su voto porque es ahora "el campo que ha adoptado una actitud violenta como había adoptado el Gobierno en la 125".

Sin embargo, otros posibles votos a favor del Gobierno eran los de los cobistas catamarqueños del Frente Cívico y Social, pero se ha confirmado que votarán Oscar Castillo y Marita Colombo en forma negativa.

Tras dos horas de debate, el senador justicialista disidente Carlos Reutemann leyó en el recinto –aunque está prohibido salvo autorización- que "es imprescindible" recuperar las facultades delegadas al Poder Ejecutivo "en el marco institucional, aunque comprendemos su urgencia pero no sus argumentos".

"No sería tal el caos jurídico que se anuncia desde el oficialismo porque el Congreso puede sancionar las leyes". "Entonces el Gobierno no debería enviar este proyecto de prórroga sino los proyectos de ley para que este Parlamento los sancione", dijo el ex gobernador de Santa Fe.

Al respecto de la facultad del Gobierno sobre fijar la alícuota de los derechos de exportación y el diseño de las políticas públicas agrarias, Reutemann consideró que "es un despropósito y que "no dejaremos una vez más que el Gobierno fije por si mismo las políticas tributarias". En este sentido, el senador por Santa Fe confirmó su voto negativo.

"Es manifiestamente inconstitucional el proyecto que estamos debatiendo porque delega en el Ejecutivo la facultad de legislar pero no fueron elegidos por el pueblo para legislar", señaló el senador porteño Samuel Cabanchik (Proyecto Buenos Aires Federal), quien advirtió: "Estamos dándole al Poder Ejecutivo un poder fáctico".

El senador aliado fueguino José Martínez confirmó lo que se había adelantado: acompañarán los dos senadores la iniciativa del Gobierno.

En otro sentido, la senadora justicialista Roxana Latorre manifestó que "los parlamentarios tenemos que tener el control de la ciudadanía pero ningún actor social debe cruzar la raya". "Reitero mi voto negativo y mi compromiso con el campo", dijo Latorre, quien pidió a las entidades agropecuarias de Santa Fe que "dejen de lado las diferencias con el Gobierno".

Tras una hora de haber comenzado la sesión -11.38-, en un marco de cordialidad y sin la presencia de los productores agropecuarios en los palcos, los senadores debaten el proyecto que establece una prórroga por un año de la legislación delegada al Poder Ejecutivo, que ya fuera aprobado en Diputados la semana que viene. Se trata de un paquete de por lo menos 1900 leyes que vence el próximo lunes 24, por las que el Congreso derivó en el Poder Ejecutivo la prerrogativa de aplicar cierto tipo de medidas. Entre esas medidas, figura el artículo 755 del Código Aduanero que le permite al Gobierno establecer las alícuotas de los derechos de exportación que, a su vez, es el sostén legal de la aplicación por parte del Ejecutivo de las retenciones a las exportaciones agropecuarias.

Lo más temido por el oficialismo era conseguir el quórum pero los aliados a las filas kirchnaristas, el neuquino Horacio Lores y los fueguinos del ARI José Martínez y María Díaz. Ausentes se encuentran el senador peronista cordobés Roberto Urquía, la misionera Elida Vigo y la kirchnerista Haydé Giri.

El titular del bloque radical del Senado, Ernesto Sanz, apuntó sobre el gasto público, cuestionó incluso el déficit de Aerolíneas y se quejó vivamente por el aumento de tarifas. Advirtió que "se presentan con bombos y platillos proyectos faraónicos que después no se sabe qué pasó".

"Las decisiones pasaron a tomarse en una mesa mínima, ya ni siquiera chica", comentó, y se refirió al "papelón" de Daniel Cameron, desautorizado en el Congreso cuando estaba defendiendo el tarifazo. Así las cosas, Sanz dijo que "nunca se ha visto un nivel de desorientación tan alto en los funcionarios, fruto de la concentración en la toma de decisiones".

Sanz aseveró que "la pobreza creció del 25 al 32%", aunque dejó ese debate para otro momento. "Las provincias pasaron de un superávit primario de 3.000 millones a tener 10.000 de déficit", disparó, para referirse luego a los 45.000 millones de dólares "fugados del país".

A puertas cerradas

Ya existe acuerdo para que la sesión sea a puertas cerradas y hace algunos minutos se generaron algunos forcejeos en las vallas que rodean el Parlamento cuando el titular de la Federación Agraria de Entre Ríos, Alfredo De Angeli, pretendió ingresar al lugar.

Luego, el Senado se abocará a debatir el proyecto del Ejecutivo sobre la reforma de la Ley de Administración Financiera, a partir de lo cual el jefe de Gabinete podrá modificar hasta un 5 por ciento la reasignación de partidas presupuestarias.

Comentá la nota