El Senado aprobó la nueva Ley de Nocturnidad

Quedó fijado el horario de cierre de los boliches a las 5.30, pero que podrá ser extendido a las 6.30 por razones de "estacionalidad" o "regionales". Mientras que el tope para el ingreso se fijó a las 2. El gobierno provincial ahora acelerará la puesta en marcha del nuevo esquema y los controles podrían regir desde el próximo fin de semana.
El Senado bonaerense convirtió en ley, por unanimidad, los límites a la nocturnidad en la provincia, que incluyen horarios topes para la apertura y el cierres de boliches -establecidos a las 2 AM y las 5:30 AM, respectivamente-, fuertes restricciones a la venta de bebidas alcohólicas tanto dentro como fuera de esos locales y castigos reforzado para quienes no cumplan con las nuevas disposiciones. Ahora, el Ejecutivo acelerará la marcha para aplicar el esquema "lo antes posible".

El esquema, que está contenido en dos leyes, una que establece los topes y prohibiciones y otra que dispone las penalidades para los que no cumplan, recibió el visto bueno en general de todas las bancadas de la Cámara Alta: la UCR, la CC (variante ARI y también GEN) y el PRO Peronismo.

El Ejecutivo consiguió transformar en ley el esquema y ahora trabaja contrarreloj para aplicarlo "lo antes posible", según confirmaron a Dib fuentes del gobierno. Tal es la premura de la administración Scioli que, según indicaron, el decreto de reglamentación ya está preparado y el gobernador lo firmará en las próximas horas, de modo que si logran incluirlo en el Boletín Oficial a tiempo, los controles podrían regir desde el próximo fin de semana.

El esquema, con todo, tendrá limitaciones en su aplicación, ya que la Ciudad de Buenos Aires decidió no implementar limitaciones similares a las de la provincia en el ingreso y egreso de los locales bailables, pese a que cuando comenzó a debatirse la cuestión el gobierno de Mauricio Macri había manifestado que estudiaría la posibilidad. El inconveniente que surge de este desacuerdo entre las jurisdicciones es que los jóvenes pueden optar por viajar de una jurisdicción a otra, en busca de la más permisiva, con los peligros que ello entraña.

Es que se trata de un conjunto normativo de alta prioridad para el Ejecutivo, que avanzó con el articulado, contra la resistencia de los las cámaras que agrupan a los dueños de boliches y a los productores de energizantes, luego de una serie de episodios violentos ocurridos a la salida de diversos boliches de la provincia, como la muerte, el 11 de agosto, del chico de 14 años Juan Andrés Mansilla, en Junín, o la pelea entre varios jóvenes que salían de un local de La Plata, que fue captada por cámaras de seguridad.

Pero además de la cuestión de la violencia, el otro gran objetivo de la norma, enlazado con ese, es reducir los índices de consumo de bebidas alcohólicas, adicción que sigue siendo la más extendida y que tiene una edad promedio de inicio en Argentina que se ubica en los 13 años, según un estudio de la Sedronar.

EL ESQUEMA

En cuanto a las disposiciones concretas, quedó fijado un horario de cierre de los boliches a las 5.30, pero que podrá ser extendido a las 6.30 por razones de "estacionalidad" –es decir, por caso, en los partidos de la Costa Atlántica durante la temporada- o "regionales". Será el Ministerio de Desarrollo Social quien deberá decidir, en cada caso, cuándo se habilita la extensión o no. Ese tope se combina el de ingreso, fijado a las 2.00, y prorrogable por los mismo motivos una hora más, después de lo cual nadie podrá ingresar a un local bailable.

Los límites al expendio de bebidas alcohólicas son también duros. Para los boliches, la veda regirá desde las 4.30, mientras que desde las 21 hasta las 10 sólo se podrán vender dentro de restaurantes. Es un endurecimiento del esquema, ya que hasta ahora esa interdicción comenzaba a regir recién a las 23. Así, no sólo kioscos deberán dejar de vender alcohol antes, tampoco comercios como pizzerías o parrillas podrán hacer envíos de ese tipo de bebidas, al tiempo que deberán dejar de funcionar, en ese horario, los "deliberys".

En el caso de los energizantes o suplementos dietarios la prohibición es total para los boliches bailables, clubes, bares y locales similares. Los bolicheros tampoco podrán servir en vasos de más de 300 mililitros cúbicos de capacidad, ni elaborar "tragos" sobre la base de los sobrantes de otras bebidas: es el caso de la "jarra loca", que se hoy elabora con el remante combinado de las distintas bebidas que no llegan a consumir los clientes.

Finalmente, los diputados estipularon que los menores de 14 años no podrán ingresar a ningún boliche a excepción de que lo hagan con sus padres. Los padres, en estos casos podrán ingresar media hora antes del horario de inicio fijado (a las 18) para verificar las instalaciones. En tanto, los jóvenes que tengan entre 14 y 17 años deberán retirarse a las 23. En esa franja horaria, además, solo podrán ingresar mayores de 18 años a compartir espacio con los más chicos si en el lugar no se vende alcohol.

En cuanto a las sanciones, a los propietarios, gerentes, encargados o responsables de locales que infrinjan la ley se los sancionará con una multa que puede ir de los 10 mil a 100 mil pesos, y/o con la clausura del establecimiento, que podrá ser de 30 a 180 días. Para esos mismos encargados se estipula un apartado especial con multas y clausuras para los casos en que, intencionalmente, induzcan a mayores de 18 años a la embriaguez. Además, se dispuso que los padres deberán ser informados cuando sus hijos menores sean hallados alcoholizados y para los mayores se indicó que deberán ser enviados al puesto sanitario más próximo.

Comentá la nota